Imprimir

AS2018-0089 “GUÍA DE BUENAS PRÁCTICAS PARA LA GESTIÓN DE LA EDAD PARA TRABAJADORES EN CULTIVOS BAJO ABRIGO (INVERNADEROS)”

Estamos desarrollando el proyecto AS2018-0089 “GUÍA DE BUENAS PRÁCTICAS PARA LA GESTIÓN DE LA EDAD PARA TRABAJADORES EN CULTIVOS BAJO ABRIGO (INVERNADEROS)”. Financiada por la Fundación Estatal para la Prevención de Riesgos Laborales, en el marco de la convocatoria de subvenciones destinadas a la realización de acciones sectoriales para el año 2018 en el ámbito de la prevención de riesgos laborales.

Dentro de este proyecto se han realizado los siguientes pasos, se han visitado empresas (La Coruña, Almería, Palencia y Córdoba) y se ha entrevistado a propietarios, gerentes, peones agrícolas y técnicos en prevención de riesgos laborales). Se han elaborado unas fichas de buenas prácticas con los resultados obtenidos del análisis de la bibliografía y del trabajo de campo. Con este material se ha realizado un taller de innovación con expertos (psicogerocultores, expertos sindicales en formación y PRL, investigadoras del ámbito agrario, técnico de PRL y formadora) para poder introducir mejoras y un plan de acción para la introducción de las buenas prácticas en gestión de la edad el sector agrícola bajo abrigo.

Los resultados principales encontrados son que hay poca profesionalización y está muy poco implantada la gestión de edad en las empresas del sector. No obstante, cabe señalar que un resultado importante es que no se puede trabajar en las mismas buenas prácticas con las empresas pequeñas (menos de 10 trabajadores y de carácter familiar) que con las empresas grandes (más de 50 trabajadores y con procesos especializados de PRL y RRHH). En concreto, hemos detectado que el procedimiento de introducción de buenas prácticas sería: utilizar la ficha de aumento de la producción en empresas tras introducir gestión de la edad como introducción y seguirla de las fichas de buenas prácticas en formación, planes integrados de gestión de la edad, medidas ergonómicas adaptadas a la edad, puestos adaptados según la edad y luego en menor medida, selección de personal adaptada a la edad, flexibilidad laboral, políticas de reemplazo de puestos, planes de transición a la jubilación adaptados y en ciertos casos el desarrollo de carreras profesionales.