La seguridad laboral, prioridad absoluta en las centrales nucleares

Desde UGT FICA denunciamos la falta de liderazgo en materia de seguridad laboral en las instalaciones nucleares y la pérdida de cultura en prevención de riesgos laborales

210604 CN de TrilloEl pasado domingo, en la recarga que está acometiendo la Central Nuclear de Trillo, durante la ejecución de trabajos en una válvula de cierre rápido se produjo un accidente laboral que afectó de forma grave a dos trabajadores de la empresa colaboradora Moncobra. El suceso aún se encuentra en la fase de análisis. 

Desde las Secciones Sindicales UGT FICA en las Centrales Nucleares lamentamos profundamente el accidente laboral sufrido por nuestros compañeros y les deseamos una pronta recuperación. 

Como no puede ser de otra forma, el momento requiere una profunda reflexión por parte de todos/as los que formamos parte del sector nuclear y aprovechamos para transmitir una serie de factores, que continuamente estamos demandando y como sindicato, para la mejora de la prevención de riesgos laborales en las instalaciones nucleares en defensa de la salud laboral. 

Desde UGT FICA denunciamos la falta o carencias de liderazgo en seguridad laboral en las instalaciones nucleares y una pérdida o merma de cultura en prevención de riesgos laborales. Además, exigimos a las Direcciones de Central, trabajar junto a las plantillas de personal la recuperación y mejora de dichos factores. Las campañas oficiales que de forma permanente se llevan a cabo en las centrales, se limitan a trasladar al trabajador su responsabilidad sobre la seguridad laboral, pero nada se dice de los criterios de organización y ejecución de los trabajos que le son sobrevenidos de forma obligada. La realidad dista mucho del mensaje oficial. 

No podemos pasar por alto los “horarios rocambolescos” y “las jornadas infinitas”, que suponen un sobreesfuerzo de los trabajadores/as y que en caso de recarga, se imponen para el cumplimiento de los programas establecidos y que se perpetúan en los calendarios, dando prioridad a estos programas por encima de las normas de seguridad. Insistimos, la ejecución de los trabajos en muchas ocasiones prevalece ante la prevención por la presión en ejecutar el programa de recarga en el tiempo programado siendo una cuestión determinante. 

En los últimos tiempos venimos denunciando los recortes importantes en los salarios de las empresas contratistas en las recargas, impactando directamente en el nivel profesional de los trabajadores de empresas colaboradoras y por tanto en la calidad de la cultura de seguridad y la experiencia, así como una percepción de deterioro en el relevo generacional en las plantillas, elementos que no ayudan a minimizar el riesgo.