UGT apoya la iniciativa Ciudadana Europea que exige protección para todos frente al Covid

La Unión General de Trabajadores apoya una Iniciativa Ciudadana Europea para reclamar a la Comisión Europea que haga todo lo que esté en su mano para que las vacunas y tratamientos frente al COVID-19 sean considerados un bien público, accesible y gratuito a nivel global y que nadie se lucre con la pandemia.

El objetivo es asegurar que nadie se lucre con la pandemia y que todo el mundo tenga acceso a tratamientos y vacunas seguros y efectivos porque todo el mundo tiene derecho a una cura.

En ese sentido, recuerdan que la salud es un derecho y reclaman que en una situación como la actual, tanto la investigación como las tecnologías deberían compartirse ampliamente y rápido por todo el mundo sin que una empresa privada tenga el poder de decidir quién tiene acceso a tratamientos o vacunas ni el precio o el establecimiento de patentes que otorgan a las compañías el monopolio sobre productos farmacéuticos esenciales lo que limita su disponibilidad e incrementa su coste.

Además, la Iniciativa Ciudadana exige transparencia en cuanto a costes de producción, contribución pública y seguridad y efectividad de los tratamientos, una información que debería ser pública, así como los contratos entre las autoridades públicas y las empresas farmacéuticas.

Asimismo, la iniciativa demanda el control público de los fondos públicos destinados a investigación y desarrollo. No se puede permitir que se privaticen tecnologías médicas desarrolladas con recursos públicos o lo que es lo mismo, que haya quien se esté lucrando con esta pandemia a expensas de la salud de la gente.

La pandemia causada por el COVID-19 no es un problema español, ni europeo. Es un problema mundial y su solución, por lo tanto, sólo puede ser la que contemple la lucha contra ésta en todas las partes del planeta.

Es un problema global

Sin embargo, estamos viendo cómo en algunos casos el miedo ha hecho que, con frecuencia, se esté olvidando esta visión y que se utilicen herramientas tan importantes como las vacunas en algunas zonas del mundo. En otros casos, la falta de medios de algunos países o la codicia de algunas empresas están teniendo como consecuencia el que gran parte de la población mundial no pueda acceder a las vacunas o a tratamientos.

La Unión Europea y nuestro país no pueden, ni deben, fomentar esa política. Por ello, la Unión General de trabajadores (UGT) apoya la iniciativa ciudadana que exige a la Comisión Europea que considere vacunas y tratamientos un bien público global, accesible a todas y a todos de manera gratuita.
La petición se basa en cuatro puntos:

1) Entender que la salud es un derecho y por ello, la investigación y las tecnologías deben compartirse. La actual política de patentes otorga a una sola compañía el poder y monopolio sobre productos farmacéuticos esenciales, lo que limita su disponibilidad e incrementa su coste para las personas que los necesitan.

2) Transparencia: La información sobre los costes de producción, contribuciones públicas y efectividad y seguridad de las vacunas y medicamentos debe ser pública. Los contratos entre autoridades públicas y compañías farmacéuticas deben publicarse.

3) Fondos públicos, control público: Los y las contribuyentes pagan con sus impuestos enormes sumas para la investigación y desarrollo de vacunas y tratamientos, por lo que no se puede permitir que las compañías farmacéuticas privaticen tecnologías médicas cruciales que han sido desarrolladas con recursos públicos.

4) Lucro: Las grandes compañías farmacéuticas no deben lucrarse con esta pandemia, si ello pone en riesgo la salud de la gente. Una amenaza colectiva requiere solidaridad. La financiación pública debería darse solo con la garantía de que el producto final tendrá disponibilidad y un precio asequible.

UGT os anima a firmar y difundir el vínculo para que el mayor número posible de personas suscriba la iniciativa https://noprofitonpandemic.eu/es/