Imprimir

UGT FICA no firmará el preacuerdo del VIII Convenio Colectivo de Iberdrola

La Federación apoya la decisión de su Sección Sindical por considerar el convenio lesivo y un retroceso en los derechos salariales de los trabajadores y trabajadoras

 

201210 Protesta convenio IberdrolaLa Federación de Industria, Construcción y Agro de UGT respalda la decisión adoptada por la Sección Sindical Estatal de Iberdrola de NO SUMARSE a la firma del preacuerdo del VIII Convenio Colectivo del Grupo por considerarlo lesivo con relación a las condiciones laborales actuales y un paso atrás en los derechos salariales de los trabajadores y trabajadoras de Iberdrola.

A este respecto, UGT FICA rechaza, entre otros aspectos, que a los trabajadores de nuevo ingreso se les quiera aplicar una doble escala salarial, que les va a suponer una pérdida en sus salarios del 10% con relación a los actuales niveles retributivos.

Para nuestra Federación, es incompresible que una compañía como Iberdrola que, a pesar de la pandemia, ha tenido un resultado positivo en sus cuentas anuales, y que va a ser considerada por el Gobierno de la Nación como empresa “tractora”, beneficiándose de las ayudas económicas para la Reconstrucción de nuestra economía y la Transformación Energética, adopte una política dura y regresiva con sus trabajadores, al tiempo que mantiene intactas las retribuciones a su Alta Dirección y a los accionistas, sin entrar en consideración de sus cuantías.

Consideramos inaceptable que una empresa de estas características no dé ejemplo de Responsabilidad Social y ni mantenga unas Relaciones Laborales modélicas, sino que, por el contrario, se apunte a la lista de empresas que, como consecuencia de la pandemia, han visto reducida su nivel de actividad y sus ingresos y, consiguientemente, también sus beneficios. Sin embargo, este no es el caso de Iberdrola. La posición mantenida por la representación de la empresa a lo largo de la negociación ha puesto de manifiesto su intención de aumentar sus beneficios a costa de los trabajadores actuales y de los que en un futuro se incorporen a la empresa.

La Dirección de Iberdrola ha echado mano del argumentario tradicional del “mal gestor” al afirmar falsamente que los trabajadores del sector energético y, concretamente, los de IBERDROLA, son unos privilegiados por sus salarios y sus condiciones laborales. Se les olvida decir que los derechos de los trabajadores de Iberdrola son fruto de muchos años de Negociación Colectiva –con participación conjunta de sindicatos y representantes de la empresa–, en la que las dos partes hemos ido haciendo concesiones al objeto de alcanzar acuerdos dignos. También olvidan mencionar que los beneficios de la empresa han ido creciendo año tras año, aun cuando se ha producido alguna decisión empresarial de dudosa rentabilidad.

No podemos aceptar que Iberdrola utilice el argumento torticero de los falsos privilegios de sus trabajadores para justificar unos recortes que no se sostienen ni económica ni socialmente, cuando al mismo tiempo, mantiene intactos, cuando no incrementados, sus beneficios empresariales que, además, vienen acompañados de un aumento en las retribuciones de sus accionistas y su Consejo de Dirección.

¿Cómo pretende la Dirección de Iberdrola sacar adelante el VIII Convenio Colectivo con el rechazo mayoritario de las fuerzas sindicales, entre ellas, UGT FICA, que es la mayoritaria?

Esperamos que, con la negativa a firmar el Convenio en las actuales condiciones por parte de los principales sindicatos de este país con presencia en Iberdrola, la Dirección reconsidere su posición y se siente de nuevo en la mesa de negociación con voluntad de llegar a un acuerdo digno para todas las partes.