UGT FICA Asturias muestra su preocupación por la relajación de las medidas de salvaguarda a las importaciones siderúrgicas

La Federación entiende que hay que dar pasos claros de apuesta por la industria siderúrgica, esencial para Asturias y fundamental para nuestro país

 

200701 siderurgiaUGT FICA Asturias muestra nuevamente su preocupación por la deriva que está tomando la falta de protección por parte de las autoridades europeas frente en las importaciones de productos de acero desde países no pertenecientes a la UE y que están inundando el mercado europeo a partir de unos precios viciados por entre otras razones por la ausencia de unas exigencias medioambientales y laborales diferentes a las exigidas por la UE.

La decisión de la UE de atenuar las medidas de salvaguarda y permitiendo un incremento en el porcentaje de importaciones de productos de acero desde países no pertenecientes a la UE supone un nuevo ingrediente negativo que pone en riesgo la producción de acero europeo y que impacta negativamente sobre uno de los motores de crecimiento económico de Asturias.

UGT FICA Asturias recuerda que en Asturias, la producción de acero representa, a través de Arcelormittal, un porcentaje muy importante de nuestro PIB generando más de 5.000 empleos directos, más de 3000 en la industria auxiliar y una proporción de generación de 3 puestos de trabajo inducidos por cada puesto de trabajo directo.

Ante esta situación, entendemos que no se puede esperar más para adoptar medidas que garanticen el empleo y la actividad en nuestro país más aún sin alcanzar a ver los efectos de la crisis sanitaria. Es el momento de dejar de seguir mirando para otro lado y comenzar a pasar de las buenas palabras a los hechos tomando decisiones políticas firmes.

UGT FICA Asturias entiende que hay que dar pasos claros de apuesta por la industria siderúrgica, esencial para Asturias y fundamental para nuestro país. La singularidad industrial de nuestra Comunidad Autónoma hace necesario sosegar la transición energética de manera que permita a nuestra industria básica, adaptarse a los cambios que a nivel medioambiental se están produciendo sin comprometer su futuro.

El desequilibrio entre los costes energéticos de nuestro país frente a los de países de nuestro entorno es una desventaja que sigue poniendo en jaque el crecimiento económico y la competitividad de la industria gran consumidora. Por ello, el Estatuto de la Industria Electrointensiva, debería de corregir este desfase ya que lo contrario, podremos acabar sufriendo consecuencias nefastas para el conjunto de los trabajadores de Asturias. Estas medidas junto a otras como puede ser la compensación de costes indirectos de CO2 hasta el máximo permitido por la UE, son medidas por las que se debe de apostar si queremos proteger y salvaguardar nuestro tejido industrial.

Medidas que dependen de nosotros como país y se deben de implantar sin necesidad de justificarnos y sin ningún tipo de complejo, tal y como están haciendo Alemania o Francia entre otros. El ajuste en frontera por parte de la UE parece que llegara tarde y a juzgar por la decisión tomada sobre la relajación de las medidas de salvaguarda comercial parece que no cumplirá las expectativas.

UGT FICA hace, de nuevo, un llamamiento a todas las administraciones (estatales, autonómicas y locales) así como al conjunto de grupos políticos a que se pongan de acuerdo y comiencen a remar en una única dirección que no es otra que fomentar, proteger e impulsar a través de estos mecanismos la competitividad y el empleo que supone tanto la producción de acero, como el resto de la industria básica asturiana.