Imprimir

UGT FICA insiste en la urgencia de frenar el COVID-19 en el sector de alimentaciĆ³n, bebidas y tabaco

Para el responsable sectorial, Sebastián Serena, “es fundamental revisar qué esa fallando en el sector para dar una solución inmediata”

200630 industria carnicaLa Federación de Industria, Construcción y Agro de UGT UGT FICA vuelve a insistir en la necesidad de abordar de manera urgente la evolución de los rebrotes de contagios por el COID 19 en el sector cárnico español y el ineludible debate sectorial del que debe salir un protocolo consensuado de actuaciones COVID 19 especifico para este sector. 

En los últimos días se han sucedido nuevas noticias sobre la incidencia de la pandemia en el sector que nos obligan a tomar de nuevo la iniciativa para evitar nuevos casos de rebrote entre los trabajadores y las trabajadoras del sector cárnico que garanticen tanto su salud como la actividad económica.

A este respecto, el secretario sectorial de Alimentación, Bebidas y Tabaco de UGT FICA, Sebastián Serena, se muestra cada vez más preocupado por la imagen que se le está dando al sector, “ya que está repercutiendo negativamente en el normal desarrollo de la actividad y en el prestigio de nuestros productos, que siguen reuniendo las máximas garantías de seguridad alimentaria y de calidad”. Los agentes sociales del sector cárnico “no podemos quedarnos exclusivamente en las declaraciones públicas al respecto, tenemos que dar un paso más y comenzar a tomarnos los contagios por COVID 19 en serio y atajar cuanto antes los rebrotes”, señala Sebastián Serena, para quien es imprescindible “salvaguardar lo más 111.000 empleos y más de 3.000 empresas de la industria cárnica de nuestro país”, que además, cuentan con un peso relevante en la economía de zonas de España como Cataluña, Castilla y León, Castilla la Mancha y Andalucía.    

En opinión de Serena, “hay que revisar y observar qué está fallando en el sector para descubrir las causas y dar una solución de manera inmediata”. 

Recientemente, la universidad Imperial College of Science and Technology especializada en ciencia, ingeniería, medicina y ciencias empresariales, ha estado trabajando con organizaciones sindicales para investigar por qué las plantas de procesamiento de carne han sido "focos de contagio" como vectores para la transmisión de COVID-19. Los resultados preliminares de sus estudios e investigaciones ponen el acento, además de en la posible falta de distanciamiento físico en el lugar de trabajo, en la insuficiente ventilación, ya que ésta es un factor de propagación de la enfermedad que multiplica por 20 el riesgo de contagio, o la facilidad del virus para transmitirse a bajas temperaturas. “Estas cuestiones debemos de analizarlas, pues las plantas cárnicas cumplen una legislación sanitaria que obliga a los trabajadores y trabajadoras a realizar su actividad a determinadas temperaturas para evitar que ciertas bacterias medioambientales contaminen los productos”. 

Por ello, es necesario “sentarnos a una mesa para poder debatir estas cuestiones y encontrar soluciones que vayan acompañadas de las medidas de protección personal adecuadas y de la capacitación sobre el uso de equipos de protección personal”. Además, “debemos analizar las posibles vías de contagios fuera del entorno de la empresa, como en el alojamiento del personal, y las condiciones de vida en espacios reducidos”.

Sebastián Serena considera que el sector cuenta con los instrumentos necesarios para poner fin a estos rebrotes que tanto dañan al sector, “desde la Comisión de Asuntos Laborales del Sector de Alimentos y Bebidas, constituida por los agentes sociales del sector, hasta el Comisión de Prevención y Salud Laboral del Convenio Colectivo Estatal de Industrias Cárnicas, pasando por la Comisión Paritaria del Convenio Estatal de Mataderos de Aves y Conejos”. No obstante, Serena propone abordar estas cuestiones conjuntamente entre los sindicatos firmantes de estos dos convenios y las representaciones empresariales del conjunto del sector cárnico. 

Además, destaca que en UGT FICA “hemos elaborado una guía-protocolo de recomendaciones de emergencia sanitaria para el sector cárnico, un documento que vamos a hacer llegar al resto de interlocutores sociales del sector acompañado de una solicitud de reunión urgente”, concluye.