Imprimir

Hay que acelerar la reconstrucción económica y social para lograr una recuperación de garantías

Las previsiones del FMI ponen de manifiesto la necesidad de impulsar políticas económicas y fiscales expansivas. La crisis sanitaria ha dejado daños evidentes en nuestra economía. UGT ha protegido a las personas trabajadoras y a las empresas de una forma efectiva.

Es la hora de la reconstrucción social y económica. Hay que impulsar políticas para encarar una recuperación digna, de garantías y con futuro.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) actualizó en el día de ayer sus previsiones económicas a nivel mundial, en las que señaló que España será, junto a Italia, el país desarrollado más castigado por la pandemia, con una caída del PIB del 12,8%, recortando en casi cinco puntos sus anteriores pronósticos sobre la economía española.

Sin embargo, también afirma que, tras el fuerte desplome de este año, la recuperación para 2021 será mayor a la prevista inicialmente, con un repunte del 6,3% (frente al 4,3% avanzado en abril).

Para la Unión General de Trabajadores, la crisis del coronavirus ha dado al traste con la marcha alcista de la economía de nuestro país, que crecía a un ritmo progresivo en los meses anteriores. Una crisis sanitaria que ha dejado daños evidentes en nuestra economía y ante la que el sindicato ha luchado desde el primer momento, tejiendo una red social con las organizaciones empresariales y el Gobierno para proteger, en la medida de lo posible, a las personas trabajadoras y al tejido productivo de nuestro país.

Una reconstrucción económica y social

Pero, una vez sofocada en parte la pandemia, UGT reclama lograr consensos amplios para la reconstrucción económica y social de España. Es el momento de políticas fiscales y económicas expansivas sostenidas en el tiempo, hasta que haya recuperación. Medidas de incentivación de la economía que permitan recuperar el consumo y la mayoría de los puestos de trabajo que están ahora en un ERTE; y que permitan hablar de planes para impulsar sectores estratégicos, como la industria, el automóvil, la construcción o el turismo, algo que ayudaría a situarnos en mejores condiciones de cara al futuro.

Políticas que contengan mayor inversión pública, sobre todo en los servicios básicos de la ciudadanía; que fomenten la producción limpia de energía y precios más asequibles; que impulsen una banca pública potente, que permita consolidar un sistema financiero suficiente también para las pequeñas y medianas empresas; o que dote de más recursos a la I+D+i de este país, con un plan de recuperación del talento perdido.

No dejar a nadie atrás

Resulta fundamental conseguir un tejido productivo más sostenible, pero no solo a nivel medioambiental, sino también social. Las políticas precarizadoras de los últimos años han producido una abundante y nutrida capa de trabajadores informales, precarizados, con menos derechos y peores condiciones, a los que un impacto económico de estas características convierte, además, en un potencial problema social.

Las fuerzas políticas deben apostar por esta reconstrucción. Por ello, desde UGT reclamamos a los partidos y organizaciones sociales y económicas un gran pacto para la reconstrucción social de España y por el refuerzo de la solidaridad con el resto del mundo. Una apuesta por reforzar nuestros servicios públicos y los pilares fundamentales del Estado de Bienestar. Necesitamos salir de esta crisis en las mejores condiciones y sin dejar a nadie atrás. Es la única manera de encarar una recuperación digna, de garantías y con futuro.