Imprimir

No existe ninguna causa que justifique el cierre de Nissan

UGT FICA Catalunya no va a permitir que los sacrificios y las luchas de los trabajadores y las trabajadoras de Nissan y de las más de 500 empresas auxiliares que dependen de Nissan no haya servido para nada

 

200601 protestas Nissan1UGT FICA de Catalunya denuncia que la decisión es un error estratégico de la alianza y trabaja para evitar que se haga efectiva la marcha Desde UGT FICA de Cataluña denunciamos que el anuncio hecho por Nissan el pasado jueves por la multinacional japonesa de cerrar las plantas de Zona Franca, Monteada y San Andrés en la Barca, que en principio responde a una reestructuración a nivel mundial, es un error estratégico evidente de la alianza. Esta decisión supone perder los únicos centros productivos que Nissan tiene en Europa, lo que haría perder la capacidad de expansión de la compañía nipona en Europa, dejando a Renault sola en un mercado muy potente en expansión y debilitando el papel de Nissan dentro del alianza.

Hablar de compartir sinergias no significa tener que perder capacidad de producir en los centros propios ni que desaparecer como marca. Mientras Renault miente diciendo que está reestructurando el mercado europeo, mantiene centros productivos en todos los continentes, al contrario que Nissan.

No podemos olvidar que las reestructuraciones llevadas a cabo y la falta de nuevos modelos han hecho que estemos hablando de cerrar el que ha sido el centro más productivo y competitivo de la alianza Nissan-Renault. Los centros de Cataluña han sido los únicos capaces de fabricar cualquier tipo de modelo, los primeros en fabricar vehículos eléctricos y que han conseguido hacer más cortos los espacios de lanzamiento de los vehículos.

Además, la inversión necesaria para que los centros productivos españoles volvieran a estar entre los más competitivos del sector automovilístico en Europa y en el mundo, como puede ser poner en marcha la fabricación de un nuevo coche eléctrico en las instalaciones (inversión que no alcanza los 300 millones de euros) es muy inferior a los más de 1.000 millones de euros que costará el cierre de las plantas. Y todo ello gracias a los esfuerzos de los trabajadores y las trabajadoras de Nissan que, en momentos muy difíciles provocados por otros, adaptándose a las necesidades del momento, han sacrificado sus condiciones salariales y sociales.

Desde la federación de UGT FICA Cataluña pedimos a Nissan que reflexione y analice los riesgos que supone el cierre de los centros de Zona Franca, Monteada y Sant Andreu de la Barca, ya que supondría no sólo la pérdida del mercado europeo y de uno de los centros más productivos que tiene, sino además daría todo el poder a Renault, y lo haría con un coste elevadísimo.

Por esta razón es necesario un trabajo conjunto entre sindicatos, los diferentes gobiernos y la dirección para volver a Nissan en su sitio en el sector y en la alianza, como referente de la fabricación de vehículos y como referente de políticas sociales con sus trabajadores y trabajadoras en Europa.

Exigimos al Gobierno que apruebe cuanto antes el plan de apoyo al sector del automóvil anunciado ayer y que sea una apuesta clara y valiente para el sector, a la altura de lo que están haciendo los demás países europeos. Un sector que supone el 10% del PIB estatal y que da grandes beneficios al conjunto del territorio español.

El anuncio del cierre de Nissan no es el final para los y las 25.000 trabajadores que pueden verse afectados por el cierre de las plantas productivas. Queda aún mucho por hablar y muchas reivindicaciones que hacer. No podemos permitir que los sacrificios y las luchas de los trabajadores y las trabajadoras de Nissan y de las más de 500 empresas auxiliares que dependen de Nissan no haya servido para nada. Y hay que dejar claro a las multinacionales de nuestro país que no pueden irse cuando quieran después de cobrar durante años millones en ayudas públicas.

UGT FICA Cataluña, junto con los trabajadores y las trabajadoras, no vamos a permitir que nadie desguace las fábricas para llevarse la maquinaria y no vamos a parar de exigir en la calle y donde sea necesario un futuro industrial para los más de 25.000 trabajadores y trabajadoras de Nissan y sus proveedores.