Imprimir

UGT ratifica el acuerdo para prorrogar los ERTE y mantener el empleo

El acuerdo alcanzado en el diálogo social para prorrogar los Expedientes de Regulación de Empleo (ERTE) supone ampliar la red social y laboral acordado al inicio de la crisis sanitaria para proteger a cuatro millones de trabajadores y trabajadoras y cientos de miles de empresas.

El consenso asegura los puestos de trabajo y permite reactivar el tejido productivo en condiciones de flexibilidad y avanzar hacia una deshibernación con pilares económicos y laborales reforzados y con garantías.

La Unión General de Trabajadores ratifica el acuerdo alcanzado, para mantener el empleo, entre UGT, CCOO, CEOE, CEPYME y el Gobierno para la prórroga de los Expedientes de Regulación de Empleo (ERTE) durante el proceso de deshibernación de la economía. Un acuerdo que supone ampliar la red social y laboral acordada al inicio de la crisis y que mantiene las medidas de protección a las trabajadoras y trabajadores afectados, como el derecho a la prestación por desempleo, el contador a cero para acceder a ellas, entre otras cuestiones.

Para el sindicato, los ERTE son el instrumento que ha permitido tener a cuatro millones de personas en una situación de hibernación, sin perder sus empleos, durante la crisis del coronavirus, y han sido el escudo laboral y social más eficaz para evitar los despidos, por lo que es importante mantenerlos como la herramienta principal para proteger la economía y el empleo en el proceso de deshibernación y reconstrucción.

En este sentido, es positivo el acuerdo alcanzado para continuar generando la confianza necesaria para que las empresas y las personas trabajadoras vuelvan a la actividad. De esta forma prosigue el nivel de consenso que se alcanzó al inicio de la crisis y se promueve una deshibernación que asegure el empleo a todas las personas que están ahora en un ERTE y la actividad en las empresas. Pensar, en definitiva, en todos y todas para afrontar el futuro con plenas garantías.

UGT ha apostado por una red de protección desde el primer día

El sindicato ha intentado paliar, desde el primer momento, los posibles efectos de esta crisis, proponiendo la creación de una red de protección social que ha tenido como pieza fundamental los ERTE, porque es la alternativa al despido. Entre todos los actores implicados, resulta fundamental hacer un esfuerzo para que todas las personas que están en los ERTE puedan recuperar su puesto de trabajo y hacerlo con flexibilidad, reincorporándose al sistema productivo de acuerdo con la propia situación de las empresas y las fases de la deshibernación, al tiempo que se apoya a las empresas, en especial a las pymes, con el fin de evitar la destrucción del tejido productivo y del empleo. Si no se hubiera conseguido el acuerdo, todo el esfuerzo realizado hasta ahora se iría por el sumidero, se destruiría el empleo que se ha conseguido preservar hasta ahora y las empresas desaparecerían.

Una deshibernación desde el diálogo social

Para UGT, esta crisis no va a terminar con el fin del Estado de Alarma. Resulta imprescindible continuar aplicando medidas económicas y laborales que protejan a las personas que han perdido el empleo, que no pueden acceder a uno, o que se han visto afectados por una reducción de ingresos o la imposibilidad de tenerlos.

Esta estrategia de salida debe trazarse a partir del diálogo social, sumando a todos los agentes en esta tarea colectiva, que requerirá de una enorme ayuda pública, para que los sectores productivos puedan soportar estos momentos sin caer en la quiebra, para garantizar los empleos, y para que tengan los medios financieros adecuados para reactivar sus actividades en cuanto sea posible.

Además, es imprescindible garantizar las rentas a los hogares facilitando, vía prestaciones, que no se produzca un aumento de la pobreza ni de la desigualdad durante esta etapa convulsa y que, una vez finalice el confinamiento, puedan tener la posibilidad de mantener el empleo y un nivel de vida adecuado. Para ello, UGT considera necesario garantizar, de manera inmediata, una renta mínima vital, con el objetivo de preservar unos ingresos mínimos para aquellas personas que lo han perdido todo con esta crisis y salir de esta pandemia sin dejar a nadie atrás.

UGT reitera que es necesario, en primer lugar, seguir las instrucciones de los científicos y, en segundo lugar, continuar trabajando dentro del diálogo social para que, una vez la pandemia entre en fase de control -la fase 3- ir a un acuerdo por el empleo centrado fundamentalmente en estimular la economía y el consumo interno.