España no se puede permitir poner en riesgo la vida de los y las temporeras que recogen la fruta

UGT FICA va a velar porque se apliquen medidas de prevención y seguridad para evitar contagios de coronavirus en la próxima campaña de recogida de la fruta

 

200417 UGT FICA ante campana fresaDesde la Federación de Industria, Construcción y Agro de UGT valoramos hace días que las medidas aprobadas en el Real Decreto-Ley 13/20 del 7 de abril, para la contratación temporal en el sector agrario, serían una buena herramienta para salvar y garantizar la campaña de recogida de frutas, pero como toda buena herramienta, depende del uso que se le quiera dar para tener efectividad o todo lo contrario.

Desde UGT FICA consideramos imprescindible la medida que posibilita que el trabajador o trabajadora del campo que sea contratado temporalmente pueda compatibilizar las ayudas o prestaciones que esté percibiendo con un salario que, como mínimo, no podrá ser nunca inferior al Salario Mínimo Interprofesional de 2020. Esta medida, junto con otras que contempla el Real Decreto-Ley, ha posibilitado que miles de desempleados, independientemente de su sector de procedencia, vean atractiva trabajar de forma temporal en el campo para hacer frente a estos momentos tan difíciles.

Sin embargo esta música que suena muy bien para los miles de desempleados que residen en las comarcas donde tradicionalmente se dan estas campañas de recogida, no termina de convencer a una patronal agraria acostumbrada durante años a priorizar a los contingentes de inmigrantes hacer frente a estas campañas por resultarle quizá más fácil  no aplicarles las condiciones pactadas en los convenios, ni abonarles el salario diario legal, ni pagarles las horas extras, e incluso ser más laxos a la hora de adoptar las normas sanitarias de prevención frente al COVID-19 o la ley de prevención de riesgos laborales.

200417 UGT FICA ante campana fresa1Algunas asociaciones empresariales agrarias se quejan de que solo reciben solicitudes e inscripciones de trabajadores inmigrantes para trabajar en la recolección de frutas, y que la inmensa mayoría de ellos son inmigrantes sin papeles. Lamentablemente, a día de hoy siguen insistiendo al Gobierno para que les permita fletar aviones traer trabajadores inmigrantes de otros países cuando lo más sensato sería fletar autobuses para movilizar a desempleados de otras localidades a quienes se ofrezcan contratos por escrito a través de las oficinas del Servicios Publico de Empleo. Además, debe asegurar expresamente el cumplimiento del convenio colectivo para pagar, como mínimo, el SMI de 2020, así como de disponer de alojamientos dignos y adecuados para todas y todos los temporeros.

Desde UGT FICA rechazamos los intentos de las patronales agrarias por ofrecer una visión sesgada de la realidad al insistir en el discurso de que quienes quieren trabajar en el campo español son sólo inmigrantes, y además, sin papeles. Tras más de un mes de la Declaración del Estado de Alarma y con las medidas contenidas en el Real Decreto 13/2020 de 7 de abril, consideramos impresentable que mantengan este discurso fácil. Desde UGT FICA volvemos a reclamar a las patronales del campo que informen con la mayor urgencia a los Servicios Público de Empleo de las necesidades de trabajadores que tienen en cada una de sus explotaciones para las campañas de recolección. Paralelamente exigimos a los Servicios Públicos de Empleo que den a estas ofertas la máxima publicidad, las comuniquen a todos los trabajadores desempleados de las zonas limítrofes y den instrucciones a sus orientadores para que se esmeren en contactar con los parados para que estas ofertas se puedan cubrir.

UGT FICA va a permanecer vigilante durante la campaña de recolección de la fruta. Si las frutas dan vida a nuestra sociedad, nuestra sociedad no puede permitirse poner en riesgo la salud y la vida de los y las temporeras que hacen posible llevar sus productos a nuestras casas. Por ello no se puede poner en juego la salud de las y los trabajadores que van a participar en la campaña de la fruta.

Antes del inicio de la recogida, nuestra Federación prevé fijar unas medidas de seguridad y unos protocolos sanitarios rigurosos para evitar contagios de COVID-19 entre los temporeros. Además, vamos a llevar a cabo una campaña de seguimiento “in situ” para comprobar que la se aplica e impedir, de este modo, la propagación de la pandemia entre los trabajadores agrarios.

Desde la Federación vamos a actuar en consecuencia ante los posibles incumplimientos, y denunciaremos ante la Inspección de Trabajo a las empresas agrarias que no apliquen las medidas de seguridad. No vamos a permitir que la campaña se realice a costa de arriesgar la salud de los trabajadores, ni vamos cambiar posibles contagios por sacar adelante la campaña.

Desde UGT FICA creemos, además, que las campañas agrarias que se realicen con todas las garantías laborales y de prevención de la salud, puede ser una oportunidad para reactivar otros sectores que permanecen “congelados” por la aplicación del Estado de Alarma, como es el caso del turismo interior o el transporte de viajeros. Por ello reclamamos a las Comunidades Autónomas afectadas por las campañas agrícolas inminentes que elaboren y faciliten una guía de albergues, casas de colonias y pequeños hoteles con capacidad para alojar a un número considerable de temporeros. Creemos que estas instalaciones pueden cumplir perfectamente con las medidas mínimas vitales, y en ellas se puede también respetar la distancia social para evitar contagios. Hay que recordar que a día de hoy muchos de los alojamientos que ofrecen las empresas agrarias para la “campaña” no reúnen las condiciones adecuadas para evitar la expansión del COVID 19.

De la misma manera apostamos por el uso de autocares para desplazar a los temporeros desde sus alojamientos hasta las explotaciones agrarias, una alternativa que garantizará el transporte seguro de los trabajadores al tiempo que ayudar a reactivar a las empresas especializadas en el transporte de viajeros por carretera.

Creemos que existen herramientas adecuadas tanto para salvar la campaña de recogida de frutas como para asegurar la seguridad y salud de los temporeros y temporeras sin necesidad de abrir las fronteras a los migrantes en un contexto de emergencia sanitaria. Lo que falta es voluntad y compromiso por todas las partes para llevarlo a cabo respetando los derechos laborales, un salario digno y garantizando la salud de todos y todas.