El Comité de Empresa denuncia que Vestas Daimiel es la única planta del sector eólico que incumple el Real Decreto 10/2020

UGT FICA se ha dirigido al Ministerio de Industria para que pongan freno a este atropello contra la salud de las trabajadoras y los trabajadores.

200331 vestas daimielEl Comité de Empresa denuncia que la dirección de Vestas Eólica se salta a la torera el estado de alarma sanitaria y el Real Decreto-Ley 10/2020, de 29 de marzo, por el que se regula el permiso retribuido recuperable para las personas trabajadoras por cuenta ajena que no presten servicios esenciales, mostrando su escasa preocupación por la salud de sus trabajadores y del resto de la población española. 

A lo largo de la mañana de ayer, y tras ir solventando las dudas sobre la aplicación del Decreto-Ley, todas las empresas del sector eólico con centros de fabricación en España decidieron paralizar sus operaciones, acogiéndose al permiso retribuido regulado por el Real Decreto, todas a excepción de Vestas Daimel.

Durante todo el día de ayer el mayor fabricante del sector estuvo presionando al Comité de Empresa de la planta manchega para que aceptase la apertura de la planta, incumpliendo lo dispuesto en nuestro país por el Decreto-ley. Las presiones por parte las direcciones danesa y española han sido siendo enormes, incluyendo amenazas, coacciones… Finalmente, ante la resistencia del Comité a incumplir la ley y a dejar a sus compañeros y compañeras a los pies de los caballos, la Dirección optó por modificar levemente su estrategia para intentar arrancar un acuerdo para sostener la actividad con personal voluntario. 

Ante esta nueva estrategia, el Comité insistió en que la paralización quedaba más allá de sus facultades dado que, por más que la Dirección pretendiera retorcer la ley, en nuestro país se cumple, y más cuando lo que está en juego es la protección de la salud de una plantilla que, a día de ayer, registraba 131 personas en cuarentena y 2 positivas en COVID-19 (los que fueron analizados). 

Pese a la negativa del Comité, la empresa envió una comunicación a los empleados y empleadas reclamando la vuelta al trabajo y pidiendo voluntarios para ello a pesar de las advertencias del comité de que la ilegalidad de desplazarse a un centro de trabajo con la actividad legalmente paralizada. 

Desde el Comité de Empresa se advirtió a los trabajadores y trabajadoras que no atendieran la solicitudes realizadas por Vestas para acudir al trabajo por ser manifiestamente ilegales y que, de hacerlo, deberían asumir las posibles sanciones derivadas del incumplimiento de la ley. Además, se avisó de que se procedería a solicitar la presencia de las Fuerzas de Seguridad del Estado para vigilar el cumplimiento de la ley y se reclamó tanto al gerente de la planta como al responsable de Salud Laboral de que cejaran en su empeño que de, de seguir adelante, tendría consecuencias perjudiciales.

UGT FICA se ha implicado para acabar con este despropósito y han contactado con responsables del Ministerio de Industria al más alto nivel al objeto de que se ponga freno a este atropello contra la salud de las trabajadoras y trabajadores.