Imprimir

La UE debe aprobar sin demora medidas para proteger a la ciudadanía

UGT y CCOO piden al Gobierno que apoye en el Consejo Europeo las propuestas de patronal y sindicatos europeos

Es fundamental activar fondos para ayudar a los Estados miembro a garantizar el apoyo financiero y de ingresos a trabajadores y autónomos, así como el acceso al crédito y el apoyo financiero a las empresas, especialmente a las pymes.

Hay que alentar el gasto y la inversión de los Estados Miembro, para reforzar el personal, equipos y medios para los servicios nacionales de salud, los sistemas de protección social y otros servicios de interés general.

Es necesario utilizar la flexibilidad incorporada en los objetivos del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, incluida su suspensión temporal mediante el uso de la cláusula de escape general.

Los Secretarios Generales de UGT y CCOO, Pepe Álvarez y Unai Sordo, se han dirigido al Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para hacerle llegar una declaración conjunta de los la patronal y los sindicatos europeos con medidas acordadas para hacer frente a la emergencia provocada por la crisis del COVID-19.

El documento defiende, entre otras cuestiones, la utilización plena y temporal de la flexibilidad incorporada en los objetivos del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, incluida su suspensión temporal mediante el uso de la cláusula de escape general o alentar el gasto y la inversión de los Estados Miembros, para reforzar el personal, equipos y medios para los servicios nacionales de salud, los sistemas de protección social y otros servicios de interés general.

Además, aboga por la activación del fondo de solidaridad para desastres naturales y cualquier otra financiación disponible en la UE así como por movilizar los fondos estructurales no utilizados -así como otros fondos de la UE- para ayudar a los Estados miembros a garantizar el apoyo financiero y de ingresos a los trabajadores y trabajadoras afectados por el desempleo o la suspensión del trabajo, incluidos los trabajadores atípicos y los autónomos.

Contempla también garantizar el acceso al crédito y el apoyo financiero a las empresas, especialmente a todos los tipos de PYME afectadas por el cierre y las medidas de emergencia, con una intervención coordinada del presupuesto de la UE, el BCE, el BEI y los bancos nacionales de fomento y la salvaguardia de todos los modos de transporte de mercancías es una prioridad dentro de la UE, también tienen un papel esencial de coordinación e información sobre las medidas adoptadas en los Estados miembros.

Y prevé evitar las distorsiones del mercado único, incluidas las prohibiciones y restricciones a la exportación y especialmente para la exportación de equipos médicos y medicamentos, y no cerrar fronteras para las mercancías, así como la salvaguardia de todos los modos de transporte de mercancías es una prioridad dentro de la UE, también tienen un papel esencial de coordinación e información sobre las medidas adoptadas en los Estados miembros.

La declaración, que ha sido enviada también a los miembros del Consejo Europeo de Jefes de Estado y de Gobierno con motivo de la reunión virtual que tendrá lugar el próximo jueves 26 de marzo, insta además al Consejo a que apruebe sin demora todas las medidas propuestas por la Comisión Europea hasta el momento.

Apoyar las medidas que están articulando los Estados miembro

En este contexto, Pepe Álvarez y Unai Sordo piden al Presidente del Gobierno que apoye este paquete de medidas en el Consejo Europeo para hacer frente a la emergencia que supone el COVID-19 y para proteger a toda su ciudadanía, las personas trabajadoras y las empresas afectadas, que se están asfixiando por el coronavirus COVID-19, física y económicamente.

Es prioritario ayudar a los y las trabajadoras, las empresas, las actividades económicas y los servicios públicos a sobrevivir esta crisis y recuperar la normalidad cuando superemos este trance, pero para ello es necesario que los fondos de la Unión Europea apoyen las medidas que los Estados miembro están articulando.

Por ello, la Comisión y los Estados miembros deben asegurarse de que el apoyo financiero llegue a las empresas, especialmente a todos los tipos de PYME, y a todos los trabajadores y trabajadoras, incluidos los autónomos y aquellos con trabajos precarios que son más vulnerables.

El plan de la Comisión de flexibilizar la aplicación de sus normas fiscales y de ayuda estatal es esencial para apoyar a unos servicios públicos que se encuentran al límite, así como a las empresas y los trabajadores y trabajadoras afectados por la crisis. Lo mismo que los fondos de la UE invertidos en la protección de los trabajadores y las empresas contra los peores efectos de la crisis, unos fondos que deben ser adicionales al gasto de los Estados miembros.

Europa debe mostrar responsabilidad, solidaridad y eficiencia para hacer frente a esta emergencia, protegiendo a todos sus ciudadanos, trabajadores y empresas afectados.