Las mejoras del empleo basadas en la precariedad no son mejoras

Más la calidad del empleo requiere revertir la reforma laboral y una política económica expansiva. El empleo creado, como una parte significativa del que existe, se caracteriza por su baja calidad y su alta precariedad.

 Aumenta la rotación en el empleo, 9 de cada 10 contratos son de carácter temporal y más de 3 millones de personas quieren trabajar y no pueden. La situación requiere una política económica expansiva que siga favoreciendo el crecimiento y reformar las Políticas Activas de Empleo.

Los datos de paro registrado correspondientes al mes de febrero, publicados hoy por el Servicio Público de Empleo Estatal, muestran una reducción del desempleo en 7.806 personas.

La Unión General de Trabajadores recuerda que febrero suele ser un mes ligeramente favorable para las cifras de empleo, debido al comportamiento estacionalmente positivo en este mes de los sectores de industria, construcción y servicios. Destaca que, en los dos meses disponibles de 2020, el paro se ha reducido un 1,1% respecto al mismo periodo del año anterior mientras que la afiliación lo ha hecho en un 1,9%.

En este contexto, UGT considera que, a pesar de la trayectoria positiva en el empleo y en la reducción del paro, sigue habiendo más de 3 millones de personas que quieren trabajar y no pueden. De ellos, más de un tercio lleva más de dos años en esa situación, y un 13,8% de tasa de paro, casi el doble de la existente en 2007.

Además, el número de desempleadas en febrero se reduce casi diez veces menos que los hombres parados y el número de jóvenes en paro ha vuelto a aumentar.

El desempleo masculino se sitúa en 1.349.975 personas, al disminuir en 7.005 personas (-0,52%) respecto al mes de enero. Las trabajadoras en paro ascienden a 1.896.072, tras reducirse su cifra en 801 respecto al mes anterior (-0,04%). En cómputo anual, el desempleo femenino ha disminuido en 32.743 mujeres respecto a febrero de 2019, el 1,70%. Supone algo más del doble de la bajada del 0,75 % del paro registrado de los hombres que, en el último año, se reduce en 10.250 personas

Respecto a los jóvenes, el desempleo de los menores de 25 años aumenta en 7.208 personas (2,84%) respecto al mes anterior. Por el contrario, en términos interanuales registra una caída del 2,59% que duplica la media de reducción de desempleo, con 6.951 jóvenes menos en las listas del paro.

La reforma laboral es el foco del problema

En este sentido, el sindicato considera que reducir el paro debe ser el principal objetivo de toda la sociedad, lo que requiere una política económica expansiva que siga favoreciendo el crecimiento y reformar las Políticas Activas de Empleo para que cumplan más eficazmente con su propósito. La pronta aprobación de unos Presupuestos Generales del Estado que sirviesen a estos propósitos sería positiva

Además, UGT advierte de que tanto el empleo creado como una parte significativa del preexistente se caracterizan por su baja calidad y su alta precariedad. En lo que va de 2020 nueve de cada diez contratos fueron de carácter temporal, y el 30% del total fue a tiempo parcial. En conjunto, tan solo seis de cada cien contratos fue indefinido a tiempo completo y desde 2012 ha aumentado la rotación en el empleo y el uso de formas de contratación precarias, en todas sus formas. Además, paro y precariedad tienen una incidencia mucho más acusada en los jóvenes y las mujeres.

Gran parte de la situación actual está asociada a la reforma laboral que aprobó el gobierno del Partido Popular en 2012 y que desequilibró nuestro sistema de relaciones laborales en favor de las empresas, allanando el camino al empleo inestable. Por ello, UGT está participando en este momento la mesa de diálogo social encargada a revertir dicha reforma laboral.