Imprimir

El Juzgado de lo Social de Cartagena obliga a Levante Sur Sdad. Coop a readmitir a otros dos trabajadores por vulnerar su derechos fundamentales

Ya son cuatro los trabajadores que han ganado sus demandas de despido contra la empresa (a faltan tres más por resolver) por formar parte de la candidatura de UGT FICA y readmitidos en sus puestos de trabajo

 

El Juzgado de lo Social Nº 2 de Cartagena, ha vuelto a dar la razón a UGT FICA al estimar la demanda presentada por otros dos trabajadores de Levante Sur Sociedad Cooperativa despedidos por presentarse a las elecciones sindicales bajo las siglas de UGT FICA. En la sentencia, el Juzgado declara nulos los despidos con vulneración de derechos fundamentales y condena a la empresa Levante Sur "a la readmisión inmediata de los trabajadores en sus puestos de trabajo y en las mismas condiciones que tenían anteriores a los despidos, además del pago de los salarios de trámite correspondientes y el abono de una indemnización de 6.000 euros".

Los hechos probados dejan clara la vulneración del derecho fundamental a la libertad sindical llevada a cabo por la empresa. En el primer caso, el trabajador formaba parte de la candidatura de UGT como número uno de la lista; en el segundo caso, la mujer despedida "no formaba parte de la candidatura pero sí su marido, también despedido, y participó activamente en la elaboración de la misma, recabando firmas, buscando candidatos y apoyando la celebración de reuniones con los trabajadores y la responsable sindical de UGT". En ambos casos los trabajadores fueron despedidos por carta "alegando bajo rendimiento" pocos días después de que se formalizara, por parte de UGT, el preaviso de elecciones sindicales en la empresa.

Ambos demandantes, junto con otros trabajadores, además de los ocho despedidos, "fueran o no en la candidatura, se habían movilizado porque querían cambiar las cosas en la empresa, pues la representación vigente, aunque bajo una determinadas siglas sindicales, estaba formada por encargados y consideraban que no defendían bien sus intereses". A tal efecto "contactaron con el sindicato UGT" y "empezaron a pergeñar una candidatura de cara a las próximas elecciones sindicales". 

Ante la posibilidad de que se produjeran represalías, UGT presentó la candidatura ante la Inspección de Trabajo. Los despidos comenzaron casi de inmediato.

Como aclara la setentencia en los Fundamentos de Derecho "por todo lo acontecido, estamos ante un despido nulo por vulneración de derechos fundamentales, como igualmente concluye el Ministerio Fiscal, pues se ha acudido a un despido disciplinario con una carta de despido tipo modelo comunicada en igual redacción a 8 trabajadores, que han tenido participación activa en el ejercicio de un derecho legítimo y con amplio respaldo legal, como es conformar una candidatura para participar en un proceso electoral en la empresa para configurar la representación legal y unitaria de los trabajadores en la misma y bajo las siglas de un determinado sindicato, y en definitiva, también han visto cercenada la garantía de indemnidad del art. 24 de la Constitución Española, consiste en que del ejercicio de la acción judicial o de otro tipo, de los trabajadores, administrativa, reivindicativa…, no puedan seguirse consecuencias perjudiciales en el ámbito de las relaciones públicas o privadas para la persona que las protagoniza. En el ámbito de las relaciones laborales, la garantía de indemnidad se traduce en la imposibilidad de adoptar medidas de represalia derivadas del ejercicio por el trabajador o trabajadora de la tutela de sus derechos; entre otras, sentencias del Tribunal Constitucional 14/1993, 54/1995 y 140/1999 y 16/2006 y STS de 24-10-2008".

"Es evidente, ante lo expuesto, que debe darse la consideración de la nulidad del despido con los efectos de los arts. 55. 3, 5 y 6 del Estatuto de los Trabajadores y 108. 1 y 2 y 113 de la Ley Reguladora de la Jurisdicción Social, con vulneración de derechos fundamentales y con derecho de la parte actora a ser readmitida en su puesto de trabajo de forma inmediata y en las condiciones anteriores al despido y con derecho del trabajador a que se le abonen los salarios de trámite devengados e indemnización por daños y perjuicios por el importe reclamado de 6.000 euros y con justificación absoluta de su imposición, pues qué sentido tiene despedir a un trabajador por el hecho del ejercicio de legítimo derecho y situación en la que lleva más de 6 meses de pérdida del puesto de trabajo con la repercusión económica que supone y de inseguridad para el y su familia, y a todo ello deberá estar la empresa demandada".

UGT FICA espera que, en las tres demandas pendientes de celebrar (uno de los trabajadores despedidos llegó a un acuerdo previo con la empresa y no presentó demanda), el Juzgado siga la misma línea argumental y falle a favor de los trabajadores despedidos por colaborar o participar en las listas de UGT FICA para sean finalmente readmitidos en sus puestos de trabajo con las mismas condiciones que tenían antes del despido e indemnizados por los daños y perjuicios ocasionados por la empresa.

Nuestra Organización no va a cejar de defender por las vías democrática y judicial, los derecho de los y las trabajadoras para organizarse libremente en nuestras candidaturas sindicales al objeto defender al conjunto de sus compañeros y compañeras. Es por ello que la Federación reitera que no va a tolerar actitudes empresariales como la de Levante Sur Sociedad Cooperativa y que va a utilizar todos los resortes que le confiere la ley para hacer valer los derechos de los trabajadores y trabajadoras a quienes se les vulneran sus derechos fundamentales en cualquier empresa del país.