Por fin ya no se puede despedir por enfermar

Más allá de derogar el art.52 d) del ET, hay que acotar las causas de despido y recuperar el equilibrio en las relaciones laborales.


UGT valora que el Consejo de Ministros haya aprobado la derogación del artículo 52 d) del Estatuto de los Trabajadores, que permite a las empresas despedir, de manera objetiva por la acumulación de bajas médicas intermitentes, aunque estén justificadas, pero considera que hay que ir más allá.

Demanda avanzar en una nueva normativa laboral en la que se recupere, entre otras cosas, la causalidad de los despidos (que deben ser debidamente justificados, tipificados, claros y negociados con la representación de los trabajadores) y en la que se restablezca el equilibrio en las relaciones laborales.

Exige al Gobierno que derogue las reformas laborales, que han recortado los derechos de los trabajadores y trabajadoras, para iniciar la negociación de un nuevo Estatuto de los Trabajadores, en el marco del diálogo social.

UGT valora que el Consejo de Ministros haya derogado por fin una de las aberraciones normativas más duras contra los derechos de los trabajadores, el artículo 52 d) del Estatuto de los Trabajadoras que castiga con el despido a los trabajadores y trabajadoras por faltar reiteradamente al puesto de trabajo, aunque exista causa justificada. Una norma avalada por una sentencia del Tribunal Constitucional, en la que se prima el interés económico de las empresas sobre los derechos constitucionales de los trabajadores, entre ellos, el derecho a la salud.

El sindicato, sin embargo, considera que el Gobierno tiene que ser valiente e ir más allá derogando, con carácter de urgencia, los aspectos más lesivos de la reforma laboral de 2012, impuesta de manera unilateral por el Gobierno del PP y que ha tenido efectos devastadores sobre el empleo y los derechos de los trabajadores.

En este sentido, pide recuperar la ultraactividad de los convenios colectivos y que el convenio de sector vuelva a prevalecer sobre el convenio de empresa, dos elementos fundamentales, y en las que ya se había avanzado, en el marco del diálogo social, antes de la convocatoria de las últimas elecciones generales.
Al mismo tiempo exige acabar con la barra libre de despidos, establecida por la actual normativa y volver a recuperar la causalidad de los mismos, que deben estar debidamente justificados, tipificados, claros y negociados con la representación de los trabajadores.

El sindicato recuerda al Gobierno que es hora de recuperar el equilibrio de las relaciones laborales, y recuerda su demanda de que se deroguen las dos últimas reformas laborales, que han recortado los derechos de los trabajadores y trabajadoras, antes de negociar un nuevo Estatuto de los Trabajadores.