UGT FICA exige la aplicación del SMI también para los trabajadores del campo

La Federación apoya las movilizaciones de las organizaciones agrarias para denunciar la grave situación de las explotaciones por los abusos de los grandes intermediarios y para reclamar medidas de apoyo a un sector estratégico como el agroalimentario

 

200129 agricultoresLa Federación de Industria, Construcción y Agro de UGT vuelve a exigir la aplicación del Salario Mínimo Interprofesional alcanzado en pasados días por los agentes sociales y el Gobierno y fijado en 950€ en todos los convenios colectivos de su ámbito, incluidos los sectores agrario y alimentario, y advierte que va a seguir denunciando a las organizaciones empresariales y a los empresarios que incumplan la ley e impidan dignificar a los trabajadores y trabajadoras del campo español.

En este contexto, UGT FICA apoya las movilizaciones convocadas por organizaciones agrarias como UPA para denunciar la grave situación que viven las explotaciones agrarias en nuestro país motivadas, fundamentalmente, por los abusos de los grandes intermediarios que compran los productos en origen y fijan unos precios de subsistencia para los agricultores que repercuten, en buena medida, en las condiciones laborales y en los salarios de los temporeros y trabajadores del campo. Las difíciles condiciones climatológicas que estamos padeciendo en los últimos años tampoco ayudan a que las explotaciones agrarias puedan mejorar su situación de un año para otro y a hacer frente a dificultades añadidas como el Brexit, los aranceles de Trump, o los recortes en las ayudas que se están planteando desde Bruselas.

La Federación viene apoyando desde hace muchas años las movilizaciones que buscan la dignificación del campo español y la mejora de las explotaciones agrarias y de los derechos de sus trabajadores. Es por ello que rechazamos que se culpabilice a la subida en 50€ del SMI para 2020 de una situación que se viene repitiendo año tras año y que tiene como responsables a los distintos eslabones que participan en la conformación de los precios de los productos en origen y a la falta de una política de estado dirigida a vertebrar el medio rural español, y no a los trabajadores.

Culpabilizar a los bajos salarios que perciben los temporeros y trabajadores del campo de la situación que viven las explotaciones agrarias es una cortina de humo con la que algunos pretenden evitar que se vaya al fondo del problema y se apliquen soluciones que dignifiquen el sector y acaben con la emigración que se está produciendo a otros sectores productivos, así como contribuir a paliar lo que viene denominándose "la España vaciada". 

A este respecto, el secretario sectorial Agrario y de Manipulado Hortofrutícola de UGT FICA, Emilio Terrón, considera que el Gobierno actual "no puede mirar para otro lado y debe adoptar medidas urgentes para erradicar tanto los abusos de los grandes intermediarios como las bolsas de fraude que vienen realizando algunos empresarios en la declaración de las peonadas de sus trabajadores, que precarizan el sector e impiden percibir salarios dignos". Para Terrón, "ya es hora de que los trabajadores del campo dejen de ser considerados trabajadores de segunda fila y puedan trabajar con condiciones similares a los del resto de sectores económicos".

La Federación cree imprescindible la colaboración de todos los actores implicados en el sector (patronales, sindicatos, empresarios y administraciones públicas) para acabar de una vez por todas con las enormes bolsas de precariedad que impiden el avance sociolaboral en el campo español.