Imprimir

UGT FICA consigue el compromiso de todos los grupos parlamentarios para la creación urgente de un grupo de trabajo de Industria

El compromiso se ha alcanzado el el contexto de la actividad institucional desarrollada paralelamente a la concentración frente al Congreso de los Diputados para exigir la aprobación del Estatuto del Consumidor Electrointensivo


Esta mañana, convocados por UGT FICA y FI-USO, unos 2.000 trabajadores de la Industria Electrointensiva de distintas comunidades autónomas se han concentrado frente al Congreso de los Diputados para exigir al Gobierno el cumplimiento del compromiso que adquirió en la legislatura anterior para aprobar un Estatuto del Consumidor Electrointensivo, y con ello garantizar una tarifa energética competitiva a la industria española.

La movilización ha ido acompañada de una intensa actividad institucional, pues previa y posteriormente a la concentración se han mantenido reuniones con los grupos parlamentarios, en la que nuestro Secretario General, Pedro Hojas, y el Vicesecretario General, Antonio Deusa, han trasladado las reivindicaciones sindicales recogidas en el Manifiesto en Defensa de los Puestos de Trabajo de la Industria Electrointensiva, instando a la aprobación urgente del Estatuto del Consumidor Electrointensivo

Como fruto de estas reuniones, UGT FICA ha conseguido el compromiso de todos los grupos parlamentarios para la creación urgente de un Grupo de Trabajo de Industria en el cual, aparte de los partidos políticos, participarán las organizaciones patronales y sindicales. La labor de este Grupo de Trabajo necesariamente tiene que alcanzar propuestas de soluciones a la desaceleración industrial que sufre nuestro país, y culminar sentando unas bases para conseguir un Pacto de Estado por la Industria con el mayor consenso posible. Un acuerdo que se dote de un marco legislativo sólido para desarrollar la política industrial global de nuestro país y configure una estrategia que garantice la competitividad de la industria española, con vocación temporal y ajeno a los gobiernos de turno.

Tras los resultados de la última subasta gestión de demanda de interrumpibilidad, por una parte, y de la falta de medidas concretas que garanticen la continuidad de la industria gran consumidora de energía, es necesario ahora más que nunca que todos los grupos parlamentarios se comprometan a desarrollar legislativamente una política industrial global en nuestro país, desarrollar una estrategia global que garantice la competitividad de la industria española.

Los distintos grupos parlamentarios además han reconocido la necesidad de que el gobierno apruebe con urgencia el Estatuto del Consumidor Electrointensivo que UGT FICA viene reclamando desde tiempo, pues es una medida vital para el mantenimiento de empresas industriales que consumen mayor cantidad de energía, las cuales generan en un nuestro país más de 200.000 puestos de trabajo de calidad y con derechos (sectores siderúrgico, químico, papelero, cementero, etc.

En la concentración los trabajadores y trabajadoras han mostrado su malestar por el retraso en la aprobación de esta medida de la que depende el futuro de sus empleos y la actividad de sus empresas. Pedro Hojas, se ha dirigido a ellos y ha insistido en que es indispensable que se concrete el compromiso del actual ejecutivo de desarrollar el denominado “Estatuto Electrointensivo” en el que se incluyen políticas fundamentales para el sector electrointensivo (gestión demanda interrumpibilidad, los pagos por emisiones indirectas de CO2, la reducción de peajes y carga impositiva, fomentar las contratos bilaterales, leyes comerciales y derecho antidumping, etc…) que necesariamente hará necesario un amplio consenso en el arco parlamentario por tratarse de regulaciones enmarcadas en distintas leyes del ámbito estatal.

Las propuestas sindicales han tenido buena acogida en los grupos parlamentarios y como resultado de las reuniones se ha conseguido un compromiso que representa una puerta a la esperanza para la Industria de nuestro país que, para UGT FICA, necesariamente sus trabajos han de culminar en un Pacto de Estado por la Industria.