Imprimir

Esta legislatura tiene que ser una oportunidad para impulsar políticas dirigidas a las personas

UGT muestra su satisfacción por el resultado del debate de investidura y la conformación, por fin, de un Gobierno progresista, resultado de la voluntad expresada en las urnas por las ciudadanas y los ciudadanos españoles.



El sindicato considera que ya es hora de que los políticos afronten el verdadero debate que preocupa a la mayoría social: el empleo, los salarios, las pensiones, la vivienda, los servicios sociales… Cuestiones que tienen que ver con el reparto de la riqueza y el derecho a unas condiciones de vida dignas. Hace un llamamiento a la responsabilidad de todos los partidos políticos para que apuesten por el diálogo, en lugar del bloqueo y la crispación, y tengan voluntad para alcanzar grandes pactos y consensos. Se trata de avanzar hacia una España solidaria, democrática y de derechos.

UGT solicita a los partidos políticos altura de miras y que abandonen la guerra partidista promoviendo políticas que velen por los intereses generales de la población. Reclama que en esta legislatura se priorice una política económica que facilite el reparto de la riqueza, favorezca el empleo estable y con derechos y apueste por la recuperación y fortalecimiento del Estado de Bienestar.

Asimismo, es preciso recuperar el equilibrio en las relaciones laborales, subir los salarios más bajos (al menos hasta los 1.000 euros al mes en todos los convenios), vincular la revalorización de las pensiones al IPC y seguir avanzando en las políticas de igualdad a todos los niveles.

Políticas que deben reflejarse en la aprobación de unos Presupuestos Generales del Estado para 2020 que atiendan las necesidades sociales, y que deben ser refrendados por la mayoría parlamentaria.

Crecimiento desigual
A pesar de llevar 5 años de crecimiento, España continúa siendo uno de los países más desiguales de la UE, tenemos todavía más de tres millones en paro, y casi la mitad de ellos lleva más de un año en esta situación. Una de cada cinco personas se encuentra en riesgo de pobreza (el 26% de los menores de 16 años, y el 14% de quienes tienen un empleo); la brecha salarial de las mujeres es de un 20%; y mientras las retribuciones de los altos ejecutivos de las empresas del IBEX 35 son 130 veces superiores al salario medio de su compañía. Todos estos datos indican que España, aun creciendo más que el resto de los países europeos, no va bien y necesita un Gobierno progresista que cambie la orientación de las políticas.

En este sentido, UGT recuerda el decálogo sindical entregado a los partidos políticos para mejorar la vida de las personas.

Revertir las reformas neoliberales

Antes de iniciar la negociación para alcanzar un nuevo Estatuto de los Trabajadores es fundamental derogar las dos últimas reformas laborales, en especial la de 2012, la normativa de la precariedad laboral. Es imprescindible incrementar más el Salario Mínimo Interprofesional hasta alcanzar el 60% del salario medio, tal y como recoge la Carta Social Europea suscrita por España.

Asimismo, hay que blindar por ley la revalorización de las pensiones conforme al IPC, para asegurar una vida digna a nuestros mayores (esto requiere derogar la reforma unilateral del PP de 2013); adoptar políticas de vivienda eficaces, que aumenten su accesibilidad para las personas jóvenes; acelerar la transición ecológica, compatibilizando el desarrollo económico con la sostenibilidad medioambiental; seguir promoviendo una mayor igualdad entre mujeres y hombres, y erradicar todo tipo de discriminación.

Es importante un Gobierno valiente y progresista que no se deje guiar por lobbies cuyo único interés es incrementar su cuenta de resultados a costa de la pérdida de los derechos de las trabajadoras y trabajadores. Un Gobierno que afronte una reforma fiscal integral más justa y equitativa, en la que paguen más los que más tienen, y con capacidad recaudatoria suficiente para garantizar e impulsar nuestro Estado de Bienestar (sanidad, educación, servicios sociales, dependencia,) y conformar un sistema de protección social fuerte (en este sentido, es necesario una Prestación de Ingresos Mínimos en línea con la promovida por los sindicatos, a través de la Iniciativa Legislativa Popular, y que actualmente está en un limbo ante el bloqueo político)

UGT rechaza que las finanzas de nuestro Estado se sigan sustentando en las rentas del trabajo, mientras la elusión, la evasión y el fraude hacen que nuestra hacienda pública deje de recaudar 80.000 millones al año.

El sindicato espera que tras la conformación del nuevo Gobierno se recabe el apoyo parlamentario preciso para aprobar unos Presupuestos Generales del Estado para 2020, expansivos y que atiendan las necesidades sociales (no hay que olvidar que comenzamos este año con unos presupuestos prorrogados dos veces y que provienen del último gobierno del PP)