Pepe Álvarez y Pedro Hojas asisten mañana a la concentración ante la Embajada de Italia en España en protesta por la descapitalización y externalización de Endesa

La concentración se va a desarrollar entre las 12:00 y las 15:00 horas en demanda de medidas que garanticen la continuidad de la compañía y el fin del expolio de una empresa estratégica para nuestro país

 

180117 endesa enelLa Sección Sindical de UGT FICA ENDESA, junto con las otras representaciones sindicales, ha convocado para mañana 21 de marzo, una concentración frente a la Embajada de Italia en España (CL Lagasca, 98), que se va a desarrollar entre las 12:00 y las 15:00 horas. La concentración tiene por objeto trasladar la preocupación de los trabajadores de ENDESA ante el presente y futuro de la compañía tanto desde el punto de vista del proyecto industrial y de negocio, como desde el futuro de los puestos de trabajo. La Sección Sindical de UGT FICA ENDESA critica que desde que ENEL se hizo con su control efectivo ha sumido a ENDESA  en un proceso constante de desinversiones y externalización de actividades que está poniendo en riesgo el futuro de la empresa, además de destruir empleo estable, en lo que constituye un expolio en toda regla.

A la concentración van a asistir una representación de UGT encabezada por su secretario general, Pepe Álvarez, y por el secretario general de UGT FICA, Pedro Hojas, junto al vicesecretario general y responsable del Área Externa, Antonio Deusa, el secretario sectorial Energético, Andrés Muñoz, y el secretario de Elecciones Sindicales y Comunicación, José Mejías.

ENDESA sigue siendo una empresa estratégica para este país y líder en el sector eléctrico. De hecho ha tenido unos ingresos en el último año de 20.057 millones de €, un Ebitda de 3.542 millones de € y unos beneficios netos de 1.463 millones de €.

A tenor de estos resultados, la Sección Sindical de UGT FICA ENDESA, no entiende que los beneficios de la compañía se repartan en su totalidad en dividendos entre los accionistas, que suman ya más de 28.000 millones de euros para ENEL, y vayan directamente a aliviar la deuda pública del gobierno italiano.

Exigimos a los políticos de este país, que permitieron que ENDESA cayera en manos de una empresa pública italiana, que asuman sus responsabilidades y garanticen la continuidad de la compañía. Los partidos políticos no pueden ser testigos mudos del expolio que está realizando ENEL en ENDESA en los últimos años.