UGT FICA denuncia la falta de escrúpulos de la dirección de Siemens Gamesa al ensañarse nuevamente con el empleo en España

Para UGT FICA el cierre de las plantas de fabricación de Somozas y Cuenca obedece a una decisión de deslocalización de la producción en España, tal y como venimos denunciando desde hace meses y que consideramos va continuar destruyendo empleo a lo largo de los próximos años hasta desmantelar la antigua Gamesa. La empresa también han anunciado una reestructuración en oficinas sin cuantificar el impacto.

 

200630 siemens gamesaSiemens Gamesa ha anunciado en el día de hoy el cierre de los centros de fabricación de Somozas y Cuenca, lo que supone la destrucción de 350 empleos directos y más de 500 empleos indirectos. Ambos cierres se unen a los que se llevaron a cabo en 2018 en Miranda de Ebro y en agosto de 2020 en Aoiz (Navarra), lo que deja a España sin ningún centro de fabricación de palas eólicas de la compañía germano alemana.

Se trata de un hecho insólito en el sector eólico que, desde UGT FICA, entendemos como una estrategia meditada de desmantelamiento y deslocalización puro y duro de los centros de producción de nuestra país hacia Portugal, ya que recientemente, Siemens Gamesa ha adquirido un centro de fabricación de un competidor en quiebra que emplea a cerca de un millar de trabajadores. De esta forma, SG pretende fabricar en Portugal con mano de obra más barata e importar las palas a España para continuar con la actividad eólica. Se da la circunstancia de que otras empresas del sector, como General Electric a través de LM Windpower, o Vestas continúan fabricando en España con cerca un millar de trabajadores en cada centro de fabricación.

En unos momentos como los actuales, en lo que se han anunciado en España las subastas de energías renovables, consideramos de todo punto incomprensible que se anuncie una perdida de empleo de estas características cuando el Gobierno mantiene una apuesta decidida por las energías renovables como pilar de la recuperación de la pandemia de la COVID 19. No existe otro país en la Unión Europea con una apuesta tan clara y con subastas en trámite. Es por ello que el resto de fabricantes o están manteniendo el empleo o están abriendo nuevas instalaciones de fabricación.

Desde la llegada de Siemens a Gamesa la única estrategia que ha seguido en nuestro país ha  sido la destrucción de empleo, tanto en oficinas corporativas como a través de los cierres de sus centros de fabricación de Miranda, Aoiz, Somozas y Cuenca, con una reducción cuantificada en más de un millar de puestos de trabajo directo que ha afectado a otra tantas familias.

Desde la empresa aluden constantemente a que Siemens Gamesa ha reportado unas pérdidas de 918 millones de euros durante el 2020, pérdidas que nada tienen que ver ni con la actividad de la multinacional en España ni con sus centros de fabricación, tal y como se desvelado en las presentaciones de resultados trimestrales. Aunque las pérdidas proceden de los mercados de Europa del Norte e India, sus consecuencias se están centrado en España

UGT FICA recuerda que la CNMV eximió a Siemens de lanzar una OPA sobre Gamesa por el interés industrial en la operación, pero en vista de que está a punto de eliminar toda la fabricación de palas eólicas en España, consideramos imprescindible para los intereses estratégicos de nuestro país que los equipos jurídicos revisen los acuerdos por los que se eximió de la OPA y lleguen con Siemens Gamesa hasta las últimas consecuencias. Los mil puestos de trabajo destruidos desde que Siemens se hizo con Gamesa lo merecen.

En las últimas fechas, se han producido diversas reuniones y contactos con los Ministerios de Transición Ecológica, el Ministerio de Industria, la Xunta de Galicia y otras administraciones, en las que se han ofrecido facilidades para que Siemens Gamesa mantuviera carga de trabajo en las plantas de palas en nuestro país.

Desde UGT FICA consideramos una vergüenza decisiones como la adoptada por la Dirección de Siemens Gamesa, que dejan a centenares de familias en la calle en plena pandemia cuando, además, en España existe posibilidad de carga de trabajo para continuar la actividad los próximos años. Es por ello que desde la Federación vamos a llevar este asunto ante sus últimas consecuencias jurídicas, y vamos a recabar la implicación de todos los Ministerios del Gobierno y de las Administraciones involucradas para garantizar la actividad de los centros de fabricación y de las oficinas corporativas.