UGT FICA urge al Gobierno a constituir ya la mesa del sector del automóvil

La Federación insiste en la necesidad de reunir cuanto antes a los agentes del sector para que puedan empezar a negociar y acuerden un Plan Industrial a la mayor brevedad

 

 

200707 Mesa auto yaLa Federación de Industria, Construcción y Agro de UGT vuelve a reclamar al Gobierno que constituya con urgencia la mesa del sector automovilístico para que los agentes sociales y las distintas administraciones públicas puedan reunirse y comenzar a negociar un plan industrial para el sector que aborde las medidas necesarias para que pueda acometer cuanto antes y con garantías la transformación que ya está viviendo la industria del automóvil.

Para el secretario sectorial de Industria Automovilística de UGT FICA, Jordi Carmona, “mantenernos en posiciones de buenas palabras sin pasar con urgencia a los hechos contribuye a seguir debilitando al sector en su conjunto y puede situarlo en un escenario aún peor que el actual”, lo que “pone en riesgo el trabajo llevado a cabo en el pasado y que nos ha situado como el segundo país europeo en producciones y el noveno a nivel mundial, todo un referente mundial.”

El sector automovilístico en España no es un sector residual sino uno de los motores de la economía, y su importancia es aún mayor en las comunidades autónomas en donde está implantado, aportando más del 13% al PIB nacional y generando 2.000.000 de puestos de trabajo en términos globales. Hay que recordar que nuestro país cuenta con 13 centros de fabricación de vehículos convencionales y 6 centros de trabajo de vehículos especiales. A estas cifras hay que añadir los más de 1.000 centros de empresas de fabricación de componentes, agrupados en 720 grupos industriales, más de 2.200 concesionarios, 43.000 talleres mecánicos y 468 centros de ITV. Con relación a su distribución geográfica, de las 17 Comunidades Autónomas y dos Ciudades Autónomas, en 8 de ellas existen plantas de fabricación de vehículos; en las 17 comunidades hay centros de fabricación de componentes, y en la totalidad de comunidades y ciudades autónomas hay concesionarios, talleres e ITV, por lo que constituye el único sector con un peso específico y presencial en todas las comunidades del país.

Mantener este tejido industrial y el empleo que genera es fundamental, y por ello desde UGT FICA venimos demandando desde hace meses, bastante antes del inicio de la pandemia, la constitución de una mesa con presencia de gobierno, patronales y agentes sociales, y un conjunto de 23 medidas que consideramos imprescindibles para consolidar los centros de trabajo y el empleo del sector.

El último acuerdo planteado por el Gobierno para el sector automovilístico “si bien es un primer paso en el camino correcto y un reconocimiento implícito de la importancia del sector en el conjunto de nuestra economía, no es menos cierto que se ha quedado muy corto y no satisface, ni de lejos, las necesidades reales de la industria automovilística española”, al contrario de lo que están haciendo los gobiernos de otros países europeos que además son competencia del sector español.

UGT FICA considera imprescindible “hablar ya de medidas como la extensión del contrato relevo a todo el sector, de la jubilación anticipada con coeficientes correctores, de la jornada de 32 horas semanales y 4 días laborales a la semana, de mantener el contador a 0 en las prestaciones consumidas por los trabajadores más allá de septiembre, de adecuar el coste energético al europeo, de mejorar las infraestructuras y adecuarlas a los estándares europeos, etc…” “Queremos empezar a negociar ya”, insiste Jordi Carmona, para quien “el Gobierno no puede darle ahora la espalda a la industria automovilística y poner en riesgo miles de puestos de trabajo por falta de una acción más decidida a favor del sector”.

Desde UGT FICA hacemos un llamamiento al Gobierno para que ponga en funcionamiento urgentemente la mesa del sector automovilístico “en la que podamos presentar y defender nuestras propuestas en igualdad de condiciones que el resto de participantes”. A este respecto, Jordi Carmona advierte que “no queremos encontrarnos con las cosas ya hechas, queremos aportar nuestra visión y negociar y acordar en la mesa de negociación las medidas que venimos reivindicando desde hace tiempo. Otra fórmula sería inaceptable”.