Visto: 169

 

El cierre de Garoña y la incertidumbre del sectir energético fueron los principales temas que se analizaron con el responable del sector Andrés Muñoz. La necesidad de disponer de un Plan Nacional sobre Transición Energética, es fundamental para poder trabajar hacia la estabilidad laboral y la garantía de empleo en todo el sector energético. Bajo es apremisa el Ministerio de Energía, Industria y Agenda Digital ha aprobado una orden por la que se designa a 14 expertos -UGT FICA ha designado al compañero José Luis de la Fuente O'Connor-, que elaborarán un informe sobre los distintos escenarios de transformación energética y las alternativas que ofrecen las distintas fuentes de energía. El objetivo de este grupo de expertos es analizar las alternativas de política energética y para ello analizar el impacto medioambiental y económico.

En la reunión se abordó la necesidad de conocer en detalle el documento una vez finalizado ya que los criterios de UGT para este informe deben ser: que se tengan en cuenta a todas las fuentes de generación actuales, con una transición justa y sin impacto en el empleo. Se analizó la situación actual de la Central Nuclear de Santa Maria de Garoña, centrando el análisis en la afectación que ha tenido la decisión de cierre en los trabajadores y en el propio territorio. Por parte del resto de representantes se informó de la situación en cada centro de trabajo, examinando temas comunes y particulares de los distintos emplazamientos. Seguimos en la línea de trabajo de reforzar la transmisión de la información e incrementar la coordinación entre las secciones sindicales de las empresas propietarias, la Federación y los delegados del sector nuclear. Es fundamental una coordinación de todo el sector energético, dado que las empresas propietarias son comunes en la mayoría de los casos, para ello aunaremos esfuerzos internos y si es posible favorecer la suma de otras organizaciones sindicales en pro de la defensa de los derechos de los trabajadores.

Desde UGT FICA seguimos reclamando a los partidos políticos la necesidad de fijar un modelo energético, donde convivan todas las tecnologías y se tenga en cuenta en cualquier decisión cómo afecta a los puestos de trabajo. Nuestro compromiso es claro: exigir responsabilidad, tanto política como empresarial, solidaria con los trabajadores.