UGT FICA denuncia la situación de algunos de los alojamientos utilizados por los temporeros

El secretario general de la Federación en Jaén, Antonio Marcos, reclama más inspecciones para que los trabajadores tengan unas condiciones dignas en los alojamientos de la provincia que erradiquen accidentes como el ocurrido en la madrugada de ayer y que se cobró la vida de tres temporeros africanos

161227 concentracion jaenUGT FICA ha denunciado hoy la situación en la que se encuentran algunos de los alojamientos que utilizan los temporeros que se trasladan a la provincia de Jaén para llevar a cabo la campaña de recogida de la aceituna, en la que participan entre 50.000 y 60.000 trabajadores en la provincia. Aunque el Sindicato advierte al inicio de cada campaña de esta situación, lo cierto es que la falta de medidas de prevención y de vigilancia sigue siendo la tónica habitual de una actividad que, de momento, se ha cobrado la vida de tres temporeros africanos.

Se da la trágica circunstancia de que el propio secretario general de UGT FITAG Jaén, Antonio Marcos, advirtió hace días en rueda de prensa de las condiciones inhabitables de algunos de los alojamientos que se ofrecen a los temporeros que acuden a la provincia para trabajar en la campaña de recogida de la aceituna, que "no reúnen las condiciones mínimas de dignidad". Por ello cada año que pasa es más necesario realizar una mayor labor de inspección, de vigilancia y de concienciación para que los empresarios cumplan con las medidas de habitabilidad y seguridad exigidas.

Antonio Marcos, que participado en la concentración de hoy a las puertas de la sede de UGT Jaén en protesta, entre otros motivos, por la falta de medios para vigilar los alojamientos, recordó que, junto a este problema, otra de las lacras del campo jienese lo constituye la discriminación en la contratación que sufren las mujeres a la hora de intentar conseguir un puesto de trabajo. Y es las mujeres del campo suelen trabajar únicamente durante la campaña de la recogida de la aceituna, que puede prolongarse, a lo sumo, entre 40 ó 45 días, lo que en muchos casos dificulta el que puedan trabajar las 35 jornadas minimas necesarias para poder acceder a percibir el subsidio agrario, con las consecuencias que esta situación acarrea para la unidad familiar en una provincia tan castigada por el desempleo.

Marcos criticó que los empresarios utilicen la falta de formación como excusa para no contratar a mujeres para la campaña cuando la realidad es que el campo español está muy mecanizado y en consecuencia la falta de formación no debe ser "coartada" para que las mujeres no puedan ser contratadas en igualdad de condiciones que los hombres para los trabajos recolección en el campo.

Marcos lamentó que, "desgracidamente, lo que venimos denunciando cada año se ha vuelto a confirmar en este caso" y reclamó que se haga cumplir la ley y se adopten las medidas necesarias para dotar a los alojamientos de unas condiciones de habitabilidad dignas. Además, instó a la Inspección de Trabajo a que dote de los medios necesarios para realizar más visitas preventivas para que, de una vez por todas, no se produzcan más accidentes entres los trabajadores el campo.