Imprimir

"Nuestra mayor preocupación es el impacto que el CETA o el TTIP pueden tener sobre los trabajadores del campo”

Emilio Terrón, secretario del sector Agrario y del Manipulado Hortofrutícula de UGT FICA, participó ayer, junto a otros expertos y representantes sindicales y de otras asociaciones, en un debate organizado por el Grupo Parlamentario de Podemos sobre el impacto del Acuerdo Económico y Comercial global entre la Unión Europea y Canadá (CETA) en la agricultura y la alimentación.

161020Terron CETA 1"Nuestra mayor preocupación es el impacto que estos acuerdos como el CETA y el TTIP pueden tener sobre los trabajadores del campo, que sin olvidar a los de la alimentación son uno de los sectores laborales más vulnerables en nuestro país",  señaló ayer el secretario del sector Agrario y del Manipulado Hortofrutícula de UGT FICA,, Emilio Terrón,  en el transcurso del debate organizado por el Grupo Parlamentario de Unidos Podemos sobre el impacto del Acuerdo Económico y Comercial global entre la Unión Europea y Canadá (CETA) en la agricultura y la alimentación.

Durante más de cuatro horas una docena de expertos y representantes de la sociedad civil tomaron la palabra para ofrecer una radiografía del Comprehensive Economic and Trade Agreement (CETA), entre ellos distintos representantes del sector agrícola, organizaciones ecologistas y de protección a los consumidores y representantes sindicales.

Emilio Terrón recordó que UGT FICA representa a los 800.000 trabajadores y trabajadoras asalariadas del campo y de la alimentación y resaltó la importancia del impacto de estos tratados comerciales en la vida de los trabajadores y de los ciudadanos que son ahora mismo uno de los sectores más vulnerables en nuestro país y que están sufriendo de modo muy especial los efectos de la crisis. “En estos momentos la crisis se está aprovechando para incumplir los convenios y la llegada de estos acuerdos puede suponer un incremento brutal de la competencia con otros países, las grandes empresas se harán con la mayoría de la tierra y el impacto puede ser brutal, porque habremos perdido todo el esfuerzo que hemos realizado durante muchos años para que las zonas rurales sean habitables”.

“A partir de ahora se va a agudizar lo que viene ocurriendo ya: ese brutal incremento de la competencia se va a traducir en otro ataque brutal al salario de los hombres y mujeres del campo, obligándoles a tener que trabajar a destajo, obligándoles  a tener jornadas interminables donde exceden las horas marcadas en covenio. Y si todo esto ya se viene dando con la llegada de mafias a nuestros campos, que rompen los convenios, ¿qué va a suceder cuando entren en vigor esos acuerdos?

De verse ratificado el CETA perjudicaría las condiciones y derechos laborales de miles de trabajadores agrarios y de los sectores relacionados, así como a la calidad de la alimentación de los europeos. Como se ha explicado bien por parte de otros ponentes en estas jornadas, de ser respaldado por los 28 y Canadá, en caso de que también reciba el visto bueno del Parlamento Europeo, entrará en vigor de forma provisional para después pasar por los parlamentos nacionales, pero será muy difícil revocarlo.

161020Terron CETA 2El responsable del sector agrario de UGT FICA, que fue crítico con los efectos de la globalización de la economía, tal y  como se está desarrollando,  volvió a reivindicar el papel de los sindicatos y de la necesidad de luchar para introducir elementos democráticos, desde el punto de vista político y desde el punto de vista social, o realmente el futuro es muy negro.

“Tenemos que ser conscientes, señaló Terrón, que el problema que nos podemos encontrar es que muchas de las granjas y pequeñas explotaciones familiares van a desaparecer. Ese ataque va a cambiar todo el panorama de las zonas rurales, de su habitabilidad y de las condiciones de vida y trabajo de sus habitantes, y, por supuesto, también del bienestar animal”.

Terrón manifestó, en el transcurso de su intervención que el sindicato está presente en el debate y en la movilización en torno al impacto de estos tratados como el CETA y el TTIP que van más allá de lo comercial, que se tramitan con muy el oscurantismo y que ponen en serio peligro nuestras condiciones de vida y trabajo y nuestros derechos como trabajadores y como ciudadanos.  "La sociedad española y europea , sus ciudadanos y trabajadores, tenemos derecho a participar y a decir con qué estamos de acuerdo y con qué en desacuerdo sobre decisiones que tanto nos afectan", señaló.

Se da la circunstancia que la jornada sobre los peligros del CETA, se celebraba apenas 24 horas antes de que expire el plazo para decidir si finalmente se convoca la próxima semana una cumbre para su ratificación por parte de los jefes de Estado y de Gobierno de los 28 y del Ejecutivo canadiense.