La Sección Sindical de UGT FICA y la Dirección de Endesa avanzan en el proceso de arbitraje para desbloquear la negociación del convenio

Ambas partes han acordado la designación de Manuel Pimental como árbitro de la mediación

 

191022 encierro endesa madridLa Sección Sindical de UGT FICA y la dirección de Endesa alcanzaron ayer un acuerdo en el curso de la reunión de la Comisión Negociadora del V Convenio del Grupo Endesa, que permite dar salida a la situación de bloqueo en la que se encuentra la negociación del convenio desde hace más de dos años.

El acuerdo implica someter las materias del Convenio que han sido objeto de mayor conflicto entre ambas partes, a un arbitraje a través del SIMA (Servicio de Intermediación y Arbitraje), con una mediación previa.

El árbitro designado por las partes es Manuel Pimentel, ex Ministro de Trabajo entre 1999 y 2000, quien ya tuvo experiencia como árbitro en Endesa cuando fue propuesto como miembro en la Comisión Arbitral prevista en el último Convenio, por consenso entre la parte social y la Dirección.

La petición de arbitraje fue solicitada inicialmente en el mes de octubre por las tres Secciones Sindicales presentes en la Comisión Negociadora, y fue recomendada por la Dirección General de Trabajo. Con el fin de forzar a la empresa a aceptar esta solución, las tres organizaciones sindicales iniciaron entonces una serie de medidas de presión. Sin embargo, una vez que la empresa accedió a esta petición, condicionándola a la retirada de la via judicial en la que se encuentra el conflicto, las organizaciones de CCOO y SIE en Endesa decidieron abandonar la petición de arbitraje.

El acuerdo alcanzado ayer abre una vía para dar una solución a un proceso negociador que estaba bloqueado por las posiciones distantes en los temas más conflictivos de la Normativa convencional de Endesa, y proporcionará a sus trabajadores la estabilidad necesaria para afrontar con garantías la actual situación de incertidumbre en el sector eléctrico.

Además, desde el momento en que se inicie el procedimiento y hasta que se emita un Laudo que resuelva el arbitraje, se ha exigido a la Dirección la paralización de la facturación del suministro del personal pasivo.

Con este procedimiento, se pretende dar por finalizado un largo proceso negociador que se ha visto perjudicado por la aplicación de la Reforma Laboral de 2012, y en concreto, por la limitación a un año del periodo ultraactividad de los convenios colectivos.