Imprimir

"Los magos y la magia llegan al sector automovilístico", por Jordi Carmona

El secretario sectorial de la Industria Automovilística de UGT FICA reflexiona en el presente artículo sobre los retos de sector del automóvil y reclama una vez más un acuerdo estratégico para el sector

 

191002 sector autoComo si de un truco de magia se tratara el sector automovilístico en España se ha vuelto invisible y ha desaparecido de las agendas y de las políticas del gobierno central y de muchos gobiernos autonómicos y locales, por no hablar de los partidos políticos.

Parece que esos más de 2.000.000 de trabajadoras y trabajadores y que esos más de 80.000 centros de trabajo, han desaparecido de un plumazo del territorio nacional y ya no se necesitan políticas activas, coherentes, reales y justas, y de lo que se trata es de dirigir todos los esfuerzos inversores a la nada o a ese vacío que antes de su desaparición ocupaba el sector del automóvil.

Aunque para algunos la magia consiste en hacer desaparecer las cosas, para nosotros es la ausencia de políticas o las políticas mal dirigidas las que realmente pueden hacer desaparecer la industria y el empleo que la sostiene.

Intentar jugar a ser magos puede llevarnos a que, cuando queramos sacar al conejo de la chistera, nos encontremos que no hay nada detrás, que el conejo ha emigrado a otros países más favorables, y que nuestra industria automovilística, todavía referente a nivel mundial y con un alto nivel de empleo cualificado, se ha convertido en un subsector marginal y subalterno de otros países e industrias.

Hasta hoy, la magia se circunscribía tan sólo al ámbito del espectáculo ya que en nuestro sector subyacía, posiblemente por inercia, una clara intención de consolidar el sector por parte del Ministerio de Industria y del resto de interlocutores, intención que se había plasmado en el Acuerdo Estratégico para el Sector Automovilístico.

Se había avanzado en muchos puntos, algunos de ellos planteados y defendidos desde hace años por UGT FICA, pero con la nueva convocatoria electoral y la posibilidad de un cambio de gobierno, nos es imposible jugar a adivinos y averiguar si la voluntad de los actores del sector expresada en el acuerdo estratégico va a acabar enterrada en una chistera hasta que a un nuevo mago se le ocurra frotar la lámpara y retomemos el camino de apostar por el sector.

Tampoco vamos a engañarnos: el acuerdo estratégico, aun suponiendo un avance significativo con relación a la política anterior, era claramente insuficiente para abordar los retos que se le avecinan al conjunto de la industria y al sector del automóvil en particular. Medidas como el contrato de relevo, las ayudas a la adquisición de vehículos para impulsar el rejuvenecimiento del parque automovilístico, o la necesidad de impulsar la electrificación de la red viaria, aun siendo necesarias, no van a solucionar por sí solas los problemas a medio plazo.

191002 jordi carmonaMientras España se encamina a un nuevo proceso electoral, la evolución del sector del automóvil sigue imparable y avanza a velocidad vertiginosa hacia una nueva revolución industrial y hacia un concepto novedoso de vehículo, más integrado y más respetuoso con el medio ambiente. Es urgente, por tanto, que prosigamos el camino. Pararse ahora puede poner en riesgo todo lo que los acuerdos alcanzados en los distintos centros de trabajo han posibilitado, que no es otra cosa que permanecer en una posición idónea, casi privilegiada, para afrontar cualquier reto.

UGT FICA no va a participar en este juego. Ni somos magos ni vamos contribuir a que los empleos industriales se pongan en peligro por la inacción política o por los experimentos fallidos de algunos aprendices de mago. Vamos a seguir urgiendo al Gobierno de turno a que ponga en marcha el Acuerdo Estratégico para el Sector Automovilístico e implemente las medidas necesarias para el éxito del mismo. Desde UGT FICA llevamos tiempo planteando nuestras propuestas y vamos a seguir en este empeño, cueste lo que cueste y sin tener en cuenta el color político de nuestro interlocutor.

Pero no vamos a esperar a que finalice esta función de prestidigitación, no podemos hacerlo porque si esperamos, el tsunami en el que ya estamos inmersos va a pasar por encima de nuestra industria sin darnos la posibilidad de reaccionar. Hasta ahora, el Ministerio de Industria no ha actuado como un mago. Esperemos que, tras las elecciones, siga manteniendo su postura y podamos reactivar las medidas que ya va necesitando el sector.

Jordi Carmona Ceballos
secretario sectorial de la Industria Automovilística de UGT FICA