Imprimir

Laboratorios Ferrer fuerza traslados de sus trabajadores sin negociar con los sindicatos

 La estrategia empresarial recuerda a procedimientos y actitudes propias del siglo XIX, unilaterales y faltos de la mínima transparencia

 

190228 grupo ferrer internacionalLa Dirección de Laboratorios Ferrer Internacional sigue dando muestras de su falta de empatía con sus trabajadores y de utilizar estrategias que, cuando menos, recuerdan actitudes propias de siglos pasados, cuando la imposición era la única relación entre patrones y trabajadores. La falta de transparencia de la Dirección llega al extremo de que, a fecha de hoy, desconocemos el número de trabajadores reales que han rechazado el acuerdo para la modificación sustancial de las condiciones de los trabajadores (MSCT), alcanzado el pasado 3 de abril, y han optado por desvincularse de la empresa. Según la Dirección, un total de 45 trabajadores de los más de 400 trabajadores afectados por la MSCT habrían optado por esta salida (indemnización de 30 días/20 mensualidades), que tenía como plazo hasta el 20 de junio. Esta cifra contrasta con nuestros propios datos, que elevan a más de 60 el número de trabajadores desvinculados.

Al mismo tiempo y desde el pasado 4 de julio, la Dirección de Laboratorios Ferrer ha iniciado un proceso paralelo y unilateral de comunicación de traslados con obligación de residencia a otras comunidades o provincias de pequeños grupos de trabajadores. Esta medida, que no fue comunicada a los sindicatos en el momento de negociar la MSCT, conociendo la situación de déficit de visitadores que quedarían en muchas zonas, se está aplicando de manera abusiva, obligando a los trabajadores afectados a llevar a cabo el traslado de forma obligatoria y con efectos inmediatos bajo la amenaza de rescisión de sus contratos.

Se da además la circunstancia de que Laboratorios Ferrer está retorciendo la legislación y forzando estos traslados en pequeñas dosis para evitar alcanzar el umbral que marca la ley para considerarlo como traslado colectivo e iniciar, de esta forma, el preceptivo proceso de negociación con la representación de los trabajadores. Se trata de una estrategia empresarial que perjudica seriamente los intereses de los trabajadores afectados al intentar ningunear a la representación sindical, y los dejar indefensos ante unas imposiciones unilaterales que considerábamos ya erradicadas y que vuelven a poner el foco en la escasa empatía y respeto de la actual Dirección de Laboratorios Ferrer con unos trabajadores a los que viene maltratando sistemáticamente en los últimos meses.