Sindicatos y Dirección de Nissan alcanzan un preacuerdo para asegurar el futuro de la planta

El recorte de plantilla se llevará a cabo a través de prejubilaciones y bajas incentivadas. El principio de acuerdo deberá ser ratificado por los trabajadores. UGT FICA considera que se trata del mejor acuerdo posible en el contexto actual

 

190509 preacuerdo nissanUGT FICA y el resto de sindicatos presentes en la negociación del ERE (a excepción de CGT), han alcanzado hoy un preacuerdo con la Dirección de Nissan para asegurar la viabilidad futura de la planta. El principio de acuerdo, que deberá ser ratificado por los trabajadores en asamblea, apuesta por la aplicación de medidas no traumáticas para los 600 trabajadores afectados, que saldrán a través de planes de prejubilación (550) y bajas incentivadas voluntarias (50). En el primer caso, los trabajadores afectados tienen garantizado el 85% del salario neto hasta los 63 años, además, del convenio especial con la Seguridad Social, y un bono del 5% más, lo que asegura la percepción del 90% del salario. El plan de bajas incentivadas, de carácter voluntario hasta el 31 de marzo de 2020, mejora las condiciones actuales, con la indemnización legal más 50.000 euros netos.

Paralelamente se ha acordado un incremento salarial del 4% durante la vigencia del convenio, que se reparte con aumento del 1% en 2019, y en subidas del 1% consolidable más un 0,5% variable para los años 2020 y 2021. Además, se han pactado dos días adicionales de no trabajo abonables en 2020 y se ha conseguido que los trabajadores con doble escala pasen a cobrar el 100% y que a los trabajadores han ido entrando y saliendo se les reconozca la antigüedad.

Nissan se ha comprometido también a invertir 70 millones de euros en una nueva planta de pintura de la compañía.

Desde el inicio de la negociación UGT FICA ha mantenido tres ejes fundamentales de negociación: jubilaciones en condiciones como las anteriores, incrementos salariales y una garantía de futuro para los trabajadores y trabajadoras, junto a la regulación de algunos aspectos laborales internos que consideramos deben reconducirse. En este contexto, consideramos que se trata del mejor acuerdo posible dadas las circunstancias, que evita salidas traumáticas, y supone una apuesta por la viabilidad futura de la planta.