Imprimir

Los trabajadores de Kone Elevadores se movilizan mañana contra el bloqueo en la negociación del convenio

Llevarán a cabo una huelga de dos horas y concentraciones ante las puertas de los centros de trabajo de Madrid, Barcelona y Valencia

 

190207 coordinadora Kone1La Federación de Industria, Construcción y Agro de UGT, y el resto de sindicatos presentes en la mesa de negociación del convenio colectivo de Kone Elevadores, han convocado para mañana miércoles 24 de abril, un paro de dos horas y concentraciones en los centros de trabajo de Madrid, Barcelona y Valencia en protesta por el bloqueo en las negociaciones del convenio colectivo. 

UGT FICA considera que, tras el sacrificio económico realizado por la plantilla en el convenio anterior, con subidas del 1% en los años 2017 y 2018 (inferiores incluso a las registradas en los convenios provinciales del metal) ha llegado el momento de repartir los cuantiosos beneficios empresariales obtenidos por Kone Elevadores y generados en su mayoría gracias al esfuerzo que realizan los trabajadores/as del grupo finlandés.

Por su parte, la Dirección de Kone se aferra a su propuesta de no realizar ninguna subida salarial mayor del 2% para los próximos cuatro años, una postura intransigente que mantiene desde el inicio de la negociación, máxime cuando su oferta no llega ni de lejos a la subida acordada en el AENC entre patronal y sindicatos, y cuando la propuesta de los trabajadores persigue conseguir un 2,8% para 2019, el 3% para el 2020 y el 3,2% para el 2021.

La empresa se niega también a tener en cuenta la reclamación sindical de crear una paga de beneficios de 200 euros anuales en el caso de que se alcance una serie de parámetros económicos beneficiosos para la empresa, y se niega a negociar otros aspectos sociales, como las guardias.

Tras más de tres meses de negociaciones infructuosas, los trabajadores han optado por adoptar medidas de presión para desbloquear el convenio. En caso de continuar con el bloqueo, UGT FICA advierte de que llevará a cabo nuevas acciones de protesta que se van ir elevando de forma progresiva hasta que consigamos normalizar la situación.