Imprimir

UGT FICA rechaza las declaraciones del portavoz de Agricultura del PP en Extremadura y pide que defienda también los intereses de los trabajadores del campo

Declaraciones como las de Francisco Ramírez demuestran un desconocimiento inquietante de la realidad del campo en la región extremeña

 

190405 emilio terron UGT FICAEl responsable del sector Agrario y de Manipulado Hortofruticola de UGT FICA, Emilio Terrón, ha rechazado hoy enérgicamente las declaraciones del portavoz de Agricultura del PP de Extremadura, Francisco Ramírez, en las que afirmaba que aplicar el Real Decreto sobre el SMI (supone 900€ al mes para el trabajador) pondría en riesgo la agricultura en la región.

Terrón considera lamentable que el portavoz popular utilice a más de 65.000 trabajadores en campaña electoral en lugar de preocuparse de que las empresas cumplan con las leyes que aprueban los gobiernos de turno, les gusten o no, y máxime cuando quien habla es el responsable de agricultura de un partido político que no se caracteriza precisamente por defender los derechos de los trabajadores del campo.

UGT FICA entiende que el portavoz del PP se ha retratado claramente al posicionarse en favor de los empresarios e ignorar los salarios de miseria que vienen percibiendo los trabajadores y trabajadoras agrarios y que el Real Decreto eleva a tan sólo 900 euros al mes. ¿Percibir 46,32 euros al día pone en peligro la agricultura en Extremadura?

Con relación a la negociación del convenio colectivo del campo de Extremadura, el portavoz del PP demuestra una preocupante ignorancia sobre la marcha de las negociaciones y, lo que es más grave, un alarmante desconocimiento de lo que es el diálogo social, la base de cualquier avance en materia social. Pedir al presidente de la Junta de Extremadura que intervenga para desbloquear unas negociaciones entre patronal y sindicatos constituye una torpeza que no oculta la escasa información con que cuenta el portavoz, además de una intromisión en el derecho legítimo de las partes a alcanzar acuerdos en el marco de la negociación colectiva.

El portavoz del PP puede quedarse tranquilo sobre las negociaciones del convenio, ya que éstas avanzan dentro de lo que es normal en un convenio de la importancia del convenio del campo de Extremadura, con sus altibajos y sus bloqueos momentáneos, al igual que ocurre en otros muchos convenios de otros sectores por los que ni el portavoz de Agricultura ni su partido han mostrado nunca interés. Por ello nos resulta preocupante este precipitado interés por desatascar la negociación de un convenio en tiempo de elecciones. Lo más fácil sería que se dirigiera a los empresarios, con quienes tiene fácil interlocución, y les reclamara que apliquen de una vez por todas la subida del SMI por la dignidad de los trabajadores y trabajadoras del campo, que como mínimo se merecen un salario de 46.32 euros al día.

Desde el Sindicato vamos a seguir luchando hasta conseguir que las empresas cumplan la Ley y apliquen el Salario Mínimo Interprofesional. Lo que menos necesitan los trabajadores y trabajadoras del campo son intervenciones oportunistas que no aportan soluciones y ocultan un desconocimiento inquietante de la realidad en que viven miles de extremeños y extremeñas.