Un mes más: empleo temporal, estacional y precario

Es imprescindible derogar las reformas laborales, reponer los derechos de los trabajadores y ampliar la protección por desempleo. El empleo en el mes de marzo continuó siendo temporal, estacional y precario, lo que vuelva a constatar un mercado laboral frágil e injusto. Una precariedad que también se extiende al desempleo. La tasa de cobertura ha pasado del 70,6% en 2011 al 61% en febrero de 2019).

UGT exige la derogación de las dos últimas reformas laborales y que se repongan los derechos de los trabajadores. Demanda ampliar de forma urgente la protección por desempleo, modificando los criterios de acceso a las prestaciones y estableciendo actuaciones en el marco de las políticas activas de empleo públicas.

Un total de 3.255.084 personas estaban desempleadas en marzo, según el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE). Esta cifra supone un descenso mensual de 33.956 personas con respecto a febrero (-1,03%) y el dato interanual sigue mostrando una reducción del 4,89%, es decir, 167.467 parados registrados menos que en marzo de 2018. En términos desestacionalizados la caída es de 12.692 personas.

El empleo creado en marzo vuelve a ser temporal, vinculado a la estacionalidad de las actividades económicas. La afiliación a la Seguridad Social muestra un aumento del empleo (155.104 personas, un 0,82% mensual) especialmente en actividades relacionadas con el turismo (con un crecimiento del 4,8% en hostelería). Pero el empleo que se crea sigue siendo precario; solo el 10,5% de los contratos registrados son indefinidos y únicamente el 6,3% del total son indefinidos a tiempo completo. Por ello, para UGT, resulta imprescindible reponer los derechos de los trabajadores y derogar en su totalidad las reformas laborales.

Tampoco hay que olvidar la extensión de la precariedad entre las personas que se encuentran en desempleo. El descenso continuado de la tasa de cobertura (del 70,6% en 2011 al 61% en febrero de 2019) y la extensión del paro de larga duración, hace necesario seguir ampliando, de forma urgente, la protección por desempleo, modificando los criterios de acceso a las prestaciones. Medidas como la recuperación del subsidio de 52 años, recientemente aprobada, van en la dirección correcta, aunque es imprescindible complementarla con actuaciones en el marco de las políticas activas de empleo públicas, apostando por la implementación de los protocolos de la Cartera Común de Servicios de los Servicios Públicos de Empleo.