Imprimir

Los salarios tienen que despegar en 2019

La Encuesta Trimestral de Costes Laborales corrobora que, pese al crecimiento económico, en 2018 los salarios reales volvieron a caer.


Los datos de la Encuesta Trimestral de Coste Laboral del cuarto Trimestre de 2018, publicados hoy por el INE, vuelven a mostrar una realidad muy preocupante, con serias consecuencias para la economía española y para el bienestar de millones de hogares: la bonanza económica y de las empresas no se está trasladando a los salarios, que en 2018 han vuelto a perder poder de compra.

En el cuarto trimestre del año, tanto el coste laboral como el coste salarial totales por trabajador y mes aumentaron un 0,9% respecto al mismo trimestre del año anterior. Con los datos conocidos hoy, ambos costes crecieron en el conjunto de 2018 un 1%. Puesto que el IPC medio en 2018 fue del 1,7%, los salarios perdieron siete décimas de poder adquisitivo en el que ha sido el quinto año completo de crecimiento del PIB de esta fase expansiva. Una pérdida que se añade a la sufrida en 2017 (1,9 puntos porcentuales), y que da como resultado una merma salarial de 2,6 puntos en el bienio.

Si se amplía la perspectiva temporal, los salarios han perdido 7,8 puntos de poder de compra tras la aplicación, a partir de 2010, de las políticas de recortes y la introducción de reformas laborales muy lesivas para los intereses de la clase trabajadora; en especial la de 2012, que desequilibró la negociación colectiva al otorgar un poder desmesurado a las empresas. Esa es una de las principales causas de que, en esta ya larga etapa de crecimiento económico, los salarios no se beneficien de la misma, mientras las empresas aumentan sus beneficios y reparten cuantiosos dividendos.

Para UGT, esta situación es inadmisible, porque supone una anomalía económica que está mermando la capacidad de crecimiento de nuestra economía y la recaudación del sector público, e impide que se cierren las graves brechas de desigualdad y pobreza que generó la crisis y las políticas que se aplicaron. El sindicato reclama la necesidad de más y mejor empleo para consolidar un modelo de desarrollo más equilibrado y sostenible, y esto pasa también por que aumenten los salarios.

UGT recuerda que el pasado año se tomaron decisiones que sientan las bases para que esta reactivación salarial se produzca. De un lado, la firma del IV Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva 2018-2020 (IV AENC), que obliga a las organizaciones firmantes a pactar en los convenios aumentos salariales hasta 2020 entre el 2% y el 3%, en función de las condiciones objetivas de cada sector y empresa, y a elevar los salarios mínimos de convenio a 1.000 euros al mes como mínimo. Estos incrementos, si la inflación no sufre shocks imprevistos, deben permitir que los salarios recuperen parte del poder de compra perdido en estos últimos años, y reducir la elevada desigualdad existente.

De otro lado, el aumento del salario mínimo interprofesional en 2019 hasta 900 euros al mes ha sido una medida muy importante, que recoge en parte las reivindicaciones que venimos realizando desde UGT, y que debe tener continuación en los próximos años, alcanzando los 1.000 euros en 2020, y planteando un escenario de nuevas subidas hasta que alcance, al menos, el 60% del salario medio del país.

Por todo ello, UGT reclama que en 2019 las empresas apliquen lo firmado y aumenten los salarios reales de los trabajadores y trabajadoras; y que los partidos políticos asuman en sus programas electorales la necesaria dignificación de los salarios, especialmente la de aquellos más bajos.