UGT FICA considera que la transformación sin ética del sector automovilístico da alas al crecimiento de una bestia salvaje en la economía actual

El sector automovilístico se enfrenta a una transformación sin precedentes en la que parece primar más el canibalismo digital, robótico y ecológico que el mantenimiento del empleo y de sus condiciones a través de una transformación ordenada, paulatina y coherente

 

190121 fabrica automovilLa criminalización del diésel, el cambio de normativa en cuestión de homologación con la entrada en vigor de la WLTP, la robotización, la digitalización, el cambio social favorecido por la movilidad, las restricciones al uso de automóviles en las grandes ciudades y la apuesta por la movilidad eléctrica y alternativa, son sólo algunos ejemplos de cómo se está creando una bestia sin que nadie esté poniendo herramientas que minoren o eliminen el impacto que esta transformación está teniendo en el empleo de los trabajadores y trabajadoras de este sector.

Desde UGT-FICA venimos advirtiendo de las repercusiones que va a tener esta transformación en el empleo, que hasta ahora ya ha afectado a más de 35.000 trabajadores y trabajadoras, y que, de no ponerse las herramientas necesarias, supondrá la destrucción del tejido industrial, y por ende de un empleo que hemos mantenido con tesón en las últimas décadas.

A través de la negociación colectiva y del diálogo social articulado en nuestro país hemos conseguido fortalecer los centros de trabajo para afrontar cada una de las transformaciones que ha sufrido el sector en las mejores condiciones para los trabajadores. Como señala el secretario sectorial de Industria Automovilística de UGT FICA, Jordi Carmona: “Estos Acuerdos han logrado a lo largo de los últimos años la adjudicación de vehículos y de carga de trabajo, inversiones en nuevas tecnologías y estabilidad y visión de futuro”. Por el contrario, “en otras plantas europeas donde prima la marginalidad sindical y, en algunos casos, los experimentos sindicales de quienes nunca construyen, hemos asistido a reestructuraciones traumáticas e incluso a cierres de empresa que, gracias al esfuerzo colectivo de empresas y sindicatos, nosotros no hemos vivido”.

Pero los acuerdos, aún siendo una pieza fundamental para optar por el futuro de las plantas, no son suficientes. UGT FICA viene señalando desde hace años la urgente necesidad de que se acuerde y aplique un Pacto de Estado por la Industrial que garantice la estabilidad de nuestros centros de trabajo y de nuestro empleo.

Desde la Federación venimos trasladando en todos los foros donde estamos presentes como Organización y ante las distintas patronales y los gobiernos, las medidas que, a nuestro entender, deben adoptarse y acordarse con los agentes implicados en el marco de este Pacto por la Industria, siempre desde un prisma ético-laboral que defienda los intereses de los trabajadores y las trabajadoras del sector.

Tenemos que apostar por una industria competitiva, pero siempre desde la base del empleo estable con condiciones dignas. Para ello planteamos las siguientes medidas:

  • – Aplicación del Contrato Relevo en las empresas del sector.
  • – Plan Estatal de Formación para los/as trabajadores/as dirigida a las nuevas tecnologías y retos de futuro
  • – Potenciar la instalación de plantas de fabricación de baterías que faciliten la consolidación de los centros productivos.
  • – Plan de red de raíl y terrestre para facilitar el flujo logístico.
  • – Plan estatal de puntos de conexión de vehículos eléctricos, híbridos o alternativos.
  • – Plan energético estatal para el abastecimiento de energía y reducción de su coste.
  • – Plan medioambiental estatal que homogeneice los criterios exigibles en todo el territorio, evitando casos como el de Baleares, que perjudican al sector.
  • – Ayudas a las empresas que inviertan en I+D+i o nuevas tecnologías.
  • – Creación de plan de ayudas para la compra de vehículos verdes.
  • – Treinta y dos horas semanales como fórmula de distribuir el trabajo.
  • – Jubilación a los 60 años con coeficientes reductores para fomentar el ingreso de jóvenes en el mundo laboral.
  • – Minimizar la temporalidad con un acuerdo estatal.
  • – Convenio sectorial de referencia mínima para obligar a las empresas multiservicios o centros especiales de empleo que apliquen esos mínimos.

 

Sin esta batería de medidas, estamos convencidos de que se estará poniendo en riesgo todo lo conseguido hasta ahora por parte de los trabajadores y trabajadoras del sector automovilístico gracias a los acuerdos alcanzados durante décadas.

Por ello, desde UGT FICA vamos a seguir exigiendo al Gobierno que emprenda las acciones necesarias para que esta transformación, que sin duda supone un reto para todos, no tenga consecuencias negativas para nuestro tejido industrial y nuestro empleo, y propicie que España siga siendo un referente mundial en nuestra Industria.