Los trabajadores del campo, no deben ni pueden asumir el incremento en sus cuotas a la Seguridad Social

UGT FICA seguimos defendiendo la necesidad de mejorar el poder adquisitivo de la población que recibe un salario menor y cuyas condiciones de vida se han ido deteriorando a pesar de la llegada de la recuperación económica. Es necesario que se incrementen los salarios, ya que el consumo es la base del crecimiento económico. Particularmente es necesario que se produzca un incremento significativo en la cuantía del salario de los que menos cobran, de quienes más han sufrido la devaluación salarial.

Por ello, valoramos de forma muy positiva que el Gobierno de Pedro Sánchez aprobará Consejo de Ministros una subida del Salario Mínimo Interprofesional del 22,3% hasta situar su valor en 900 euros al mes, por 14 pagas (12.600 euros anuales). Una decisión que UGTFICA considera acorde con el incremento de su cuantía hasta 1.000 euros en 2020, acercándose al 60% del salario medio neto.

Si bien los efectos del importante incremento del SMI son muy positivos, y UGT FICA lo aplaude, también es verdad que alguna variante colateral de este incremento repercute negativamente en los y las  trabajadoras del campo. Estos trabajadores y trabajadoras cuando están incluidos en el censo agrario, tienen que pagar mensualmente su seguridad social cuando no están en periodo de actividad, es decir cuando se ven forzados a no poder trabajar.
 
Las cantidades que abonan directamente las y los trabajadores,  salen del cálculo de multiplicar el  SMI por 14 pagas, divididos por 12 meses y aplicando el porcentaje del 11,40%.

Durante el año 2018 la cantidad que se podía abonar como máximo, por las y  los trabajadores, cuando no serealizan ninguna peonada en el mes, era de una cuantía de 98,74 euros. Si a partir de Enero del 2019 el SMI se sitúa en 900 euros, al aplicar la regla de cálculo  anteriormente explicada,  resultara a pagar la cantidad de 119,70 euros, es decir se pagaría al mes 20,96 más que en el año 2018, un incremento bastante desmesurado para los y las trabajadoras del campo, que ya sufren un alto nivel de precariedad, con importantes periodos forzosos de desempleo.
 
Desde UGT FICA consideramos que los y las trabajadoras del campo, incluidos en el censo agrario no deben, ni pueden económicamente asumir este importantísimo incremento en el pago de su cuota de seguridad social. Sobre los bolsillos de los trabajadores del campo con menor salario y mayor precariedad no hay que hacer recaer este incremento. Nuestra organización sindical instara en los próximos días, al Ministerio a analizar y revertir de forma urgente esta situación.