UGT FICA Extremadura manifiesta su total desacuerdo en cómo se ha llevado el proceso de reversión del servicio de agua en la Mancomunidad “Los Molinos”

Rechaza la opacidad del proceso ante este sindicato mayoritario en el sector y exige a la Mancomunidad que garantice, ante todo, los intereses de los trabajadores. La Federación anima además a la Administración a no cometer los mismos errores que están llevando a los Tribunales a rechazar la subrogación de los trabajadores y dejándoles en el desempleo y, en el mejor

La Federación de Industria, Construcción y Agro de UGT Extremadura, sindicato mayoritario en el sector de aguas y el más representativo (cuenta con más del 50% de representación de entre los y las trabajadoras en la Comunidad) viene velando desde siempre por los derechos de las y los trabajadores, priorizándolos a cualquier otro interés, ya sea empresarial o político.

Por ello exigimos que, cuando se pretendan llevar a cabo procesos de reversión de los diferentes modelos de gestión a la gestión pública, no se dé ningún paso sin que se garantice al cien por cien la estabilidad en el empleo y el futuro de los puestos de trabajo.

UGT FICA viene defendiendo desde hace años la titularidad pública del sector del agua y por ello no entendemos que se pueda apostar tan irresponsablemente por la reversión del servicio cuando en Extremadura ya hemos sufrido con anterioridad las consecuencias negativas de la no subrogación de los trabajadores en Valverde del Fresno, tras una sentencia judicial dejó a los trabajadores en el desempleo. Por ello exigimos que, antes de hablar tan alegremente de estos procesos, se analiza cada caso y se estudie si cabe o no la subrogación.

Las últimas sentencias conocidas van en la línea de no avalar los procesos de reversión. En la más reciente, del pasado 18 de diciembre de este año, el Tribunal de lo Contencioso Número 2 de Jaén invalida la subrogación de más de 20 trabajadores de la extinta empresa Emdesau, y anula también el pleno de subrogación celebrado el 27 de marzo de 2014. La sentencia obliga además a la administración local a dejar sin efecto la subrogación acordada por el ayuntamiento al entender que la subrogación no se ajusta a derecho, con la sola excepción de los trabajadores que ya eran públicos ante de la creación de la empresa mixta Emdesau. El auto deja claro que “no es ajustado al ordenamiento jurídico que mediante un simple acto administrativo más de 20 trabajadores de una empresa mixta pasen a formar parte en personal laboral fijo o indefinido como sostiene la Administración local”.

UGT FICA Extremadura insiste en que para hacer una reversión del servicio, primero se tienen que garantizar todos los derechos de los trabajadores y trabajadoras afectados, incluida la garantía de la continuidad de todos los puestos de trabajos para evitar estar expuestos a la voluntad del político de turno de convocar las plazas, o a una sentencia judicial que obligue a los trabajadores a quedarse sin sus puesto de trabajo.

La lucha por la preservación de los derechos laborales de las y los trabajadores y la mejora de sus condiciones de trabajo forman parte del adn de UGT FICA, y por ello denunciamos los acontecimientos producidos en la Mancomunidad de los Molinos, cuya empresa concesionaria ni siquiera ha dado traslado a los trabajadores de su posible subrogación a la Mancomunidad, ni han permitido a la Federación participar en este proceso hasta el último día.

Como consecuencia de la opacidad que ha caracterizado todo este proceso y la ausencia de diálogo con los representantes de los trabajadores, y conocidas las últimas sentencias judiciales contrarias a la subrogación, UGT FICA anuncia su intención de presentar una demanda contra la empresa saliente “Aqualia” y otra contra la titular del servicio “Promedio” para garantizar los derechos y condiciones laborales de los trabajadores afectados, tanto presentes como futuras.

UGT FICA insiste en el rechazo a la subcontratación y división de las empresas y confía en que este proceso no acabe en un futuro próximo en la subcontratación de los trabajadores, con la consiguiente pérdida de derechos y más precariedad.