UGT FICA acude al Parlamento Europeo para evitar el ERE de Alcoa

Mantuvieron reuniones con distintos parlamentarios europeos al objeto de impedir la pérdida de un sector de producción estratégico para Europa hasta ahora independiente de terceros países

181119 reunion Alcoa Parlamento Europeo2

El Comité de Empresa de Alcoa se desplazó ayer a Bruselas en un viaje organizado por el Grupo Socialista & Demócratas para dar a conocer a los parlamentarios europeos el trabajo que está llevando a cabo el Sindicato para evitar la aplicación del ERE y el cierre de las dos plantas españolas. La delegación de UGT FICA estuvo compuesta por el secretario sectorial de Siderurgia y Transformación de Metal, Alberto Villalta, los secretarios generales de UGT FICA Asturias y UGT FICA Galicia, Jenaro Martínez y Javier Carreiro, respectiva, y del coodinador de Siderurgia, José María Piñero, junto a delegados de las dos plantas afectadas (Avilés y A Coruña).

La delegación mantuvo una primera reunión con Ruth Paserman, jefe de gabinete adjunta de la Comisaria de Empleo, Marianne Thyssen. 181119 reunion Alcoa Parlamento Europeo1Posteriormente matuvieron una reunión con los eurodiputados Jonás Fernández y José Blanco, miembros de la delegación Socialista Española en el Parlamento Europeo, y a continuación con Diego Canga, jefe de gabinete del presidente del Parlamento, Antonio Tajani, quien ofreció su apoyo y compromiso para logarar el objetivo de la retirada del ERE así como el del presidente Tajani.

A juicio de UGT FICA los parlamentarios deben instrumentar Directivas dirigidas a evitar ERES injustificados como el de Alcoa y proteger a los sectores estratégicos europeos. Además, se debería regular una tarifa eléctrica común y homogénea para la zona UE y promover medidas antidumping ajenas a las peticiones empresariales. A este respecto resulta curioso que, en el caso Alcoa, la empresa nunca ha reclamado estas medidas y sin embargo, entre los motivos para cerrar las plantas, ahora alega que el aluminio procedente de China les hace ser no competitivos.

La delegación española consideró que la Unión Europea no puede permitir la pérdida de este sector de producción estratégico para Europa y su dependencia de terceros países, tal y como pretende la multinacional americana, y por ello, reclamó a la Comisión que se pronuncie al respecto.