UGT FICA reclama a Endesa que acometa las inversiones necesarias para la continuidad de las centrales de Andorra y Compostilla

La Sección Sindical de UGT exige, además, la prórroga urgente del Acuerdo Marco de Garantías y del Acuerdo Voluntario de Salidas

 

181019 concentracion endesaAnte las informaciones sorpresivas aparecidas en prensa sobre el posible cierre inminente de las centrales térmicas de Endesa en Andorra (Teruel) y Compostilla (León), pendientes aún de confirmar, la Sección Sindical de UGT en Endesa ha remitido una carta urgente al Consejo de Administración de la compañía en la que insta a este organismo a que realice las inversiones que sean necesarias con el objetivo de cumplir con los nuevos límites de emisiones establecidos en la Directiva 2016/2284 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 14 de diciembre de 2016, para que ambas centrales puedan continuar produciendo más allá del año 2020, fecha en la que entra en vigor. En caso de no realizar estas inversiones, se confirmaría la estrategia de descapitalización y desmantelamiento que está llevando a cabo la compañía, tal y como viene denunciado esta Federación.

A este respecto, la Sección Sindical de UGT FICA exige que, visto que el Consejo de Administración ha aprobado ya el cierre efectivo de las centrales para el próximo 30 de junio de 2020, a instancias del Consejero Delegado, se prorrogue con la mayor urgencia posible, el Acuerdo Marco de Garantías, con el consiguiente Acuerdo Voluntario de Salidas, que está en vigor hasta el próximo 31 de diciembre de este año.

Estos acuerdos proporcionarían la estabilidad necesaria presente y futura para los trabajadores afectados, así como el marco de garantías y tranquilidad para el resto de plantilla.

La Sección Sindical de UGT FICA considera inaceptable e inadmisible que la representación de los trabajadores hasta tenido conocimiento por los medios de comunicación de una decisión de este calado para plantilla de Endesa y el futuro de la compañía,

Nuestras Federación entiende que esta estrategia constituye una muestra más de la irresponsabilidad con que el Consejo de Administración se conduce en todo lo relacionado con los trabajadores de Endesa.