UGT FICA reclama consolidar el futuro de la industria automovilística antes de plantear prohibiciones a los vehículos de combustión

La Federación lamenta que se anuncien decisiones que ponen en peligro la estabilidad actual del sector sin tomar medidas previas, negociadas con los agentes sociales, para minimizar su impacto negativo

 

181114 limitacion autosLa Federación de Industria, Construcción y Agro de UGT ha lamentado hoy que se hayan anunciado en prensa decisiones sobre futuras prohibiciones de matriculación y venta de automóviles de combustión a partir del año 2040 sin haber evaluado previamente el impacto que tendrá para el sector y, lo que es más grave, sin haber adoptado las medidas necesarias para minimizar las consecuencias de una prohibición semejante

Anuncios como éste no ayudan precisamente a consolidar la industria automovilística de nuestro país sino que, más bien al contrario, ponen en serio peligro la estabilidad de los centros de trabajo y los miles de empleos directos e indirectos del sector y, en definitiva, el tejido industrial de muchas comarcas españolas.

Poner fecha de caducidad a la matriculación de vehículos diésel, gasolina e híbridos sin antes abrir una mesa negociación en la que se diagnostiquen y establezcan las medidas necesarias para minimizar el impacto negativo de una medida de estas características, e incluso pasando por encima de acuerdos adoptados a nivel europeo, se nos antoja una temeridad que hace un flaco servicio al sector del automóvil en nuestro país, tan necesitado, por otra parte, de inversiones urgentes en materias como formación de los trabajadores, infraestructuras, activación de contratos de relevo que faciliten el relevo generacional, etc..

Desde UGT FICA venimos apostando desde hace años por la implantación progresiva de “vehículos verdes” en nuestras plantas, pero desde una transición ordenada y justa, que tenga en cuenta todas las variables, prevea y se adelante a las posibles consecuencias negativas que pueda suponer adoptando las medidas necesarias para asegurar tanto el mantenimiento de las plantas como del empleo industrial. Anuncios de esta índole, desproporcionados y erróneos, agravan aún más la incertidumbre ya existente en el sector.

La Federación rechaza estas declaraciones, que considera inoportunas, y espera que el Gobierno se tome en serio el proceso de transición hacia el coche verde y apueste por un Pacto de Estado por la Industria, consensuado con los agentes sociales, en el que acuerde e invierta en las medidas necesarias para dar estabilidad y futuro al sector automovilístico, dejando a un lado declaraciones que en nada benefician al empleo del sector.