UGT FICA solicita a Industria una reunión urgente para abordar el impacto de la reducción de las emisiones en el sector automovilístico

Una demanda excesiva sobre la capacidad de adaptación de nuestra industria provocaría una gran pérdida de empleo

180625 automocionUGT FICA ha enviado una carta firmada por el responsable del sector Automovilístico, Jordi Carmona, solicitando una reunión urgente a la ministra de Industria, Reyes Maroto, para tratar los retos de futuro de la industria automovilística de nuestro país. En especial las reglamentaciones que se están discutiendo actualmente para la regulación de las emisiones de CO2 a partir de 2021, puesto que con una reducción del 30% como la que pretende conseguir la Comisión Europea provocaría la pérdida de empleo de muchos trabajadores y trabajadoras y la necesidad de una recalificación de los perfiles profesionales, como demuestra un estudio de ELAB 2.0.

Desde UGT FICA consideramos que la disminución de emisiones no debe conducir a demandas excesivas sobre la capacidad de adaptación, y para evitarlas hemos exigido desde el principio que las propuestas de regulación vayan acompañadas de una discusión detallada de las consecuencias y las condiciones, y así poder flexibilizar esas demandas. Por ello, el objetivo de esta reunión estrasladar nuestras propuestas, no sólo en materia de reducción de emisiones, sino también en cuanto a los cambios que el sector va a experimentar por la robotización, la digitalización, el cambio de combustión alternativa y el cambio conceptual de movilidad. Asimismo, de cara a la competitividad del sector, sería necesario mejorar algunos aspectos laborales como como podrían ser el contrato relevo, la formación, etc.

La transformación hacia la movilidad libre de CO2, a largo plazo, es importante para nosotros, pero también debe ser factible en sus pasos de implementación de cara a los retos de futuro. “Estamos convencidos de que la industria del automóvil debe y puede contribuir a la protección del clima; y eso funciona mejor si hay objetivos claros para esto, que ofrezcan las mismas reglas de juego para todos los fabricantes y eso impulsa, no menos, las innovaciones que son necesarias para la seguridad, a largo plazo, de nuestros puestos de trabajo”.

La industria de automoción suma 65.000 puestos de trabajo en España, a los que hay que sumar 300.000 empleados en fabricantes de componentes y en concesionarios.