UGT FICA reclama una política energética eficaz en la reunión del Grupo de Trabajo del Acero

La representación de UGT FICA ha estado formada por su vicesecretario general, Antonio Deusa, y por miembros de la secretaria sectorial de Siderurgia y Transformación de Metales, cuyo responsable es Alberto Villalta

 

Representantes de la Federación de Industria, Construcción y Agro de UGT (UGT FICA) han participado hoy en la reunión del Grupo de Trabajo del Acero, al que han trasladado la necesidad de que el Gobierno aborde una política energética eficaz que acabe con la sangría de puestos de trabajo que se están produciendo en el sector como consecuencia de la falta de competitividad derivada del alto coste de la electricidad que deben pagar las empresas españolas con relación a las de otros países europeos. El Grupo de Trabajo está formado por representantes de UGT FICA y de Industria de CC.OO., de los ministerios de Economía, Industria y Competitividad; Energía; Hacienda; Agricultura y Medio Ambiente; Fomento y Empleo, de las Comunidades Autónomas, y de la patronal Unesid.

Aunque el representante del Ministerio de Energía ha asegurado que el Gobierno está trabajando en la consecución de una rebaja en los precios de la energía, lo cierto es que los agentes del sector aún desconocen, a día de hoy, las condiciones de la subasta de interrumpibilidad y, por tanto, del precio final del coste de la electricidad frente a nuestros competidores de dentro y fuera de la Unión Europa, que no solo tienen un precio menor del MW (el precio medio en Alemania es de 17€) sino que además están informados de lo que les va a costar hasta el 1 de julio de 2022. UGT FICA ha criticado la política errónea que se viene realizando desde el gobierno y ha vuelto ha reclamar un política energética más eficaz que asegure un marco jurídico estable a largo plazo y facilite la armonización del coste del suministro eléctrico con relación al resto de países europeos con los que compite nuestra industria, y cuya responsabilidad corresponde al gobierno de cada país.

Con relación a la política comercial, la Federación ha reclamado al Gobierno que promueva medidas de salvaguarda a la producción de acero para minimizar los efectos negativos de la política arancelaria restrictiva promovida por EEUU y evitar que estos se trasladen a los trabajadores españoles.

Por otro lado, se ha insistido también en la necesidad de que se incremente el tonelaje permitido para el transporte por carretera de material siderúrgico dentro de la UE y se pase de las 40 tn actuales a las 44 tn, lo que supondría un incremento del 10%. En caso de que la UE no lo autorice, se promovería una nueva regulación interna nacional del transporte por carretera para incrementar el tonelaje.