Hay que subir ya los salarios para reducir la desigualdad

Tras la publicación del IPC, UGT considera necesario negociar incrementos salariales que compensen a los trabajadores de las pérdidas de poder adquisitivo acumuladas en los últimos años

171214 ipc UGTEl Índice de Precios de Consumo, publicado hoy por el Instituto Nacional de Estadística, situó su variación en el mes de noviembre en el 0,5%, lo que supone una tasa anual del 1,7%. De este modo, el acumulado del año está en el 1,1% y la media de los once primeros meses del año se sitúa en el 2%.

Estos datos se suman a los del pasado 30 de noviembre, de la Contabilidad Nacional correspondientes al tercer trimestre, que arrojan un crecimiento interanual de la economía en el 3,1%. Se contabilizan ya quince trimestres consecutivos de crecimiento económico en términos anuales, que debe traducirse en un reparto de la renta más justo y equilibrado.

La OCDE, en su informe debienestar de 2017, sitúa a España entre los peores países desarrollados en desigualdad económica y con tendencia a empeorar. España es el quinto país de la OCDE en peor distribución de la renta disponible y el peor europeo. Estos datos solo vienen a corroborar los que ya habían sido publicados por otros organismos, incluida la Comisión Europea.

Nuevo contrato social

Para UGT, no puede ser compatible la creciente desigualdad y el cada vez mayor riesgo de pobreza conuna economía que crece por encima del 3%. Y esta desigualdad se observa tanto en la distribución primaria de la renta, como en el efecto redistributivo de las prestaciones sociales y en el acceso a los servicios públicos. Por ello, el sindicato reclama un nuevo contrato social que consolide una nueva fase de bienestar para toda la ciudadanía.

Pese al crecimiento, UGT denuncia que los salarios continúan perdiendo poder adquisitivo y la senda de crecimiento de la desigualdad continúa al alza. El Índice de Precios del Trabajo, un indicador que refleja lo sucedido con los salarios descontado el efecto composición del empleo, señala el intenso desplome que sufrieron los salarios en el periodo 2009-2013 y la escasa recuperación que se viene produciendo desde 2014, cuando se ha recuperado la senda de crecimiento económico. El saldo acumulado desde 2009 hasta 2015, según este indicador,supone una pérdida de poder adquisitivo de 9 puntos.

El dato de Coste Laboral Armonizado del tercer trimestre, publicado esta semana, de nuevo refleja unacaída. Los costes laborales por hora trabajada han caído tres décimas respecto al mes anterior y los costes salariales han caído cuatro décimas. Y en términos anuales caen una décima. Es la primera vez que caen desde el segundo trimestrede 2013, pero entonces la economía caía a un ritmo superior al 2% y ahora crece por encima del 3% y llevamos casi cuatro años de expansión.

Aumentar los salarios para relanzar la economía

Los sueldos siguen cayendo yesto, además de una injusticia que colabora al crecimiento de la desigualdad, se convierte en un riesgo para la economía, al frenar el crecimiento y el empleo, porque los factores externos que empujaron la economía en los años anteriores, básicamente la caída de los precios del petróleo y el acceso baratoal crédito, ya apuntan su agotamiento.

Por ello, para UGT es preciso actuar para aumentar la demanda interna, impulsando el consumo y la inversión, porque necesitamos continuar en una senda de crecimiento que permita crear más y mejores empleos. Y eso requiere una más equilibrada distribución de la renta, mediante el aumento de los sueldos, y una más justa redistribución, incrementandolas prestaciones sociales, actualizando las pensiones de manera que no pierdan poder adquisitivo año tras año, y facilitando el acceso a las ayudas y a los servicios públicos de los ciudadanos que los necesitan, reduciendo la intensa desigualdad social que han generado las erróneas políticas de austeridad, que han hecho recaer todo el peso del ajuste sobre los trabajadores y las personas más desfavorecidas.

En este sentido, UGT considera necesario negociar incrementos salariales que compensen a los trabajadores de las pérdidas de poder adquisitivo acumuladas en los últimos años. Por ello, el sindicato plantea en la negociación colectiva de 2018 incrementos salariales entorno al 3%, así como mejoras en los salarios más reducidos, introduciendo un mínimo salarial garantizado de, al menos, 1.000 euros en todos los convenios y el establecimiento de cláusulas de garantía salarial, que preserven el poder adquisitivo negociado de las posibles variaciones de los precios.

Además, UGT considera imprescindible que el SMI alcance el 60% del salario medio, tal como se establece en la Carta Social Europea, firmada por España.

Para consolidar el crecimiento debemos aprovechar el momento para implementar un cambio en el modelo económico, respetuoso con el medio ambiente, pasando de una economía basada en la especulación y el turismo en condiciones precariasa otra, basada en una industria de alto valor añadido en sectores sostenibles que generen más empleos y de mayor calidad.​