Los empleos precarios no pueden ser la norma

UGT reclama que el empleo estable y con derechos sea la norma, no la excepción

170901 precarios trabajos UGTPese a los intentos de la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, de “convencer” de que la recuperación económica es “sólida, sana y social” y que se vive “la primavera del empleo”, UGT constata que la realidad que viven los trabajadores y trabajadoras es otra muy diferente: se siguen destruyendo 650.000 empleos indefinidos cada año, que se cambian por empleos precarios y a tiempo parcial. El sindicato exige un cambio de políticas económicas y de empleo para que los empleos precarios, dejen de ser la norma, sobre la que el Gobierno quiere alcanzar la meta de los 20 millones de puestos de trabajo. Asimismo, los desempleados deben recuperar sus derechos (vulnerados por las reformas del Gobierno) y se debe reforzar el sistema de protección por desempleo. Algo que el sindicato planteará al Gobierno en la reunión de la mesa de diálogo social del Plan de Choque por el Empleo, que se reúne el próximo lunes.

El crecimiento económico (desequilibrado y desigual pues la riqueza no llega a todos), no basta para reducir la precariedad laboral. Una precariedad que lo domina todo y alcanza incluso al empleo indefinido.  Por eso, UGT demanda un cambio de políticas económicas y de empleo y la derogación de las últimas reformas laborales, especialmente, la de 2012, que ha empeorado las condiciones de los trabajadores y desequilibrado la negociación colectiva, dando más poder a los empresarios.

El resultado es que ha aumentado la desprotección de las trabajadoras y trabajadores, se ha extendido la precariedad laboral, en el empleo y en el desempleo,  y se han incrementado las desigualdades.

Algunos datos desvelados por la EPA del segundo trimestre:

  • Todavía hay 3.914.300 personas en paro.
  • La tasa de temporalidad ha crecido y alcanza ya al 26,8% de los asalariados.
  • La población activa sigue disminuyendo (se produce un descenso anual del 0,65%, con 148.000 personas menos). La tasa de actividad desciende 0,57 puntos porcentuales en un año (hasta situarse en el 58,84%, manteniendo un progresivo descenso, ligado en parte a los procesos de emigración y al efecto desánimo entre el colectivo de desempleados de larga duración. Así, hay más de 3 millones de personas, entre los 30 y 60 años en situación de inactividad, produciéndose un continuo incremento debido al efecto desánimo.
  • El empleo a tiempo parcial continúa creciendo y casi 1,7 millones de ocupados a tiempo parcial lo hace de manera involuntaria por no encontrar un trabajo a jornada completa (6 de cada 10 trabajadores a tiempo parcial). Es decir la parcialidad involuntaria se sitúa en el 57,8%.
  • De cada 100 contratos que se firman, solo 5 son indefinidos a tiempo completo.
  • Los contratos cada vez duran menos: una cuarta parte de los contratos temporales que se registran tienen una duración inferior a 7 días.
  • El empleo indefinido es también cada vez más precario, camuflado bajo el contrato de apoyo a emprendedores, que ya supone el 10% del total de contratación indefinida.

Precariedad también en el desempleo

El paro de larga duración es ya estructural. En 2008 poco más del 20% de los parados llevaba más de un año buscando empleo, un porcentaje que se sigue elevando hasta el 54,5% en el segundo trimestre de 2017 (casi 2,2 millones de personas), siendo muy elevada la incidencia de las personas que llevan buscando empleo más de dos años (40,7% de los desempleados, cerca de 1,6 millones. Es decir un millón más que en 2010).  Además,   1.277.600 hogares tiene a todos sus miembros en paro; y la tasa cobertura por desempleo está en mínimos históricos (56,4%) y no logra remontar.  Es decir, casi la mitad de los parados no tiene ninguna prestación.

El porcentaje de población en riesgo de pobreza y exclusión social ha crecido en 3,2 puntos desde 2009: ya es el 27,9% de la población. España ha sido uno de los líderes europeos en crear pobreza laboral, tras Rumania y Grecia entre 2011 y 2015 (la pobreza creció en este periodo 2,2 puntos porcentuales). Actualmente el  14,1% de los trabajadores ocupados está en riesgo de pobreza.

UGT reclama:

Que el empleo estable y con derechos sea la norma, no la excepción

Que las políticas activas de empleo  se enfoquen a mejorar las oportunidades de empleabilidad, con medidas como las propuestas por el sindicato en la mesa de negociación del plan de choque por el empleo, destinadas a las personas desempleadas de larga duración. Se trata de establecer iniciativas concretas para los mayores de 50 años (el 70% de los desempleados de esta edad lleva más de un año buscando empleo), y de adoptar acciones efectivas en el marco del Plan de Garantía Juvenil, necesarias para atajar la elevada tasa de paro juvenil. El sindicato exige la recuperación e impulso del contrato relevo.

Que los desempleados recuperen sus derechos y suba la protección por desempleo

La tasa de cobertura por desempleo se sitúa en el 56,4%,  es decir casi la mitad de los desempleados carecen de protección. En 2011 la tasa de cobertura era cercana al 80% (sólo 2 de cada 10 personas no tenían protección)

Por eso, UGT exige que se reviertan las reformas impuestas por el Gobierno en materia de protección por desempleo, que han endurecido los requisitos de acceso y recortado las cuantías de las prestaciones, eliminando, así,  los derechos de las personas que se quedan sin trabajo.  

Asimismo, reclama también que se reconozca por ley que todos los desempleados españoles tengan derecho a una evaluación y diagnóstico personalizado de su situación en la Oficinas de los Servicios Públicos de Empleo (SEPE), de manera que tengan acceso a un itinerario personalizado de inserción, tal y como existe en el resto de países del entorno europeo. Para ello,  es preciso apostar, con presupuestos adecuados, por las políticas activas de empleo y dotar de medios a las Oficinas del SEPE.

UGT planteará esta demanda de fortalecer y ampliar las prestaciones contributivas y asistenciales, aumentando el grado de cobertura, en la próxima mesa de diálogo social, que se celebrará el próximo lunes, 4 de septiembre. Se trata de revisar el actual sistema de protección al desempleo, con el objetivo de corregir las insuficiencias. El objetivo es que la protección por desempleo proteja a quien tiene que proteger y no deje fuera a nadie que lo necesite y para ello es necesaria una reforma integral.

El sindicato considera fundamental primero garantizar la prórroga del Plan Prepara y analizar todos los programas de protección para los desempleados con mayores dificultades (RAI, PREPARA y PAE), con el fin de poner en marcha un verdadero plan de choque por el empleo y mejorar la protección de las personas.