Inasumible: 300 muertos en el primer semestre del año por accidentes laborales

300 personas murieron a causa de un accidente laboral en el primer semestre del año, 245 durante la jornada laboral (la causa principal siguen siendo los infartos y derrames cerebrales) y 55 fueron in itinere.

170822 siniestralidadb UGTLos accidentes laborales aumentaron un 2,78% (17.765 accidentes más que en el primer semestre de 2016, hasta situarse en 657.169).

UGT denuncia que la seguridad y salud en el trabajo es incompatible con condiciones laborales cada vez más precarias que hacen que el trabajo sea inseguro y nada saludable. El sindicato insta a que se cumplan las medidas de prevención (las empresas deben considerar, además, los factores psicosociales en la evaluación inicial de riesgos) y una mayor implicación de las distintas Administraciones Públicas y de las propias empresas para atajar la siniestralidad laboral, que supone un coste humano inasumible y también un coste económico evitable.

En el primer semestre del año se han producido un total de 657.169 accidentes laborales, experimentando, dicha cifra, un incremento del 2,78% respecto del dato del 2016, lo que supone 17.765 accidentes laborales más.

Del total de accidentes, 300 fueron mortales, 1 menos que en el mismo periodo del año anterior (245 se registraron durante la jornada laboral) y 55 fueron in itinere. Se registra un incremento de 19 muertes en los accidentes ocurridos durante la jornada laboral (8%) y un descenso de 20 fallecimientos en los accidentes in itinere (-27%).

Las principales causas de fallecimiento durante la jornada laboral siguen siendo los infartos y derrames cerebrales con 113 fallecimientos (aunque representan un 2,6% menos que en 2016), seguidos de los accidentes de tráfico (39 fallecimientos) y quedar atrapados, ser aplastado o sufrir una amputación (33 fallecimientos).

Como venimos denunciando muchos de estos accidentes podrían evitarse realizando una mayor prevención de los riesgos psicosociales. Las empresas deben tener en cuenta los factores psicosociales en la evaluación inicial de riesgos y en el Plan de Prevención. En cuanto a los accidentes de tráfico deberían promoverse buenas prácticas en los desplazamientos.

Desglosando los fallecimientos por sectores de actividad, hasta el mes de junio, encontramos que hubo 123 muertes de trabajadores y trabajadoras en el sector servicios, 45 en industria, 43 en la construcción y 34 en el sector agrario. Llama especialmente la atención el aumento de los accidentes mortales en construcción con 14 fallecimientos lo que supone un 48% más.

Accidentes con baja y sin baja

291.267 accidentes laborales causaron baja, lo que supone un aumento del 5,5% en relación al mismo periodo del año anterior (15.198 accidentes más) y 365.902 no causaron baja (aumentan ligeramente, un 0,7% , lo que se traduce en 2.567 accidentes más).
Como viene siendo lo habitual la industria manufacturera y el comercio al por mayor y menor, reparación de vehículos a motor, son las dos secciones de actividad que registran la mayor cantidad de accidentes laborales con baja, 47.797 y 35.596 accidentes respectivamente. Los mayores incrementos se registran sin embargo en Agricultura, ganadería, silvicultura y pesca con un 14,7% muy seguido de Construcción con un 14,5% más.

En referencia al género, 177.014 accidentes de trabajo con baja en jornada laboral (un 70%) afectaron a varones, mientras que 74.953 (un 30%) afectaron a mujeres. Registrándose un aumento en el total de accidentes respecto al mismo periodo del año anterior del 7,4% para los varones y del 1,6% para las mujeres.

Por edades, 70.040 (un 28%) de accidentes con baja, en jornada laboral, lo han sufrido trabajadores y trabajadoras con menos de 35 años. De ellos, 344 han sido accidentes graves y 22 los mortales.
El 59% de los trabajadores/as accidentados en jornada laboral tenían una edad comprendida entre los 35 y 54 años, con un total de accidentes de 147.785. De ellos 1.074 han sido accidentes graves y 136 mortales.

Los trabajadores y trabajadoras mayores de 54 años, han sufrido un total de 34.142 accidentes laborales en jornada laboral, un 13%. De ellos 447 han sido graves y 87 mortales.

Principales causas de los accidentes

Los sobreesfuerzos físicos sobre el sistema musculo esquelético siguen siendo la primera causa de accidente de trabajo con baja con 96.195 casos. En segundo lugar, se sitúan los choques o golpes contra objeto inmóvil como caídas o tropiezos que registra 62.408 accidentes. La tercera causa más frecuente de accidente con baja es el choque contra objetos en movimiento, generando un total de 35.711.

Estas tres tipos de accidentes abarcan un 67% del total de los casos. Todas estas causas son fácilmente evitables implantando medidas de seguridad adecuadas en los centros de trabajo.

Índice de incidencia

En cuanto al índice de incidencia del total de los accidentes de trabajo con baja laboral, es de 280,5 accidentes por cien mil trabajadores al mes, lo que supone un 1,7% más que en el mismo periodo del año anterior. Por otra parte, las industrias extractivas es la sección de actividad que presenta el mayor índice de incidencia, siendo este de 755,5 accidentes por cien mil trabajadores, seguido de Construcción con un índice de 611,4. Los índices de incidencia que más se incrementan son los correspondientes a la Agricultura, ganadería, silvicultura y pesca con (9,4%); Construcción con (6,6%) y la industria manufacturera con (3,2%).

Por otra parte, el índice de incidencia de los accidentes mortales asciende a 0,273 accidentes mortales por cada 100.000 trabajadores. El sector de la construcción es el sector con el mayor índice de incidencia relativo a accidentes mortales siendo de 0,909, seguido muy de cerca del sector agrario (0,827), y de la industria con un índice de 0,382, en último lugar como viene siendo habitual, se sitúa el sector servicios con un índice de 0,178 puntos, el único por debajo de la media.

Como se aprecia en los datos la siniestralidad laboral, lejos de reducirse, sigue aumentando. El empleo que se está creando es “empleo de mala calidad”, con condiciones de trabajo cada vez más precarias que hacen que el trabajo sea inseguro y nada saludable.
Desde UGT denunciamos esta situación y reclamamos una mayor implicación de las distintas Administraciones Públicas, así como de las propias empresas en la lucha contra esta lacra que es la siniestralidad laboral.

La prevención sigue siendo la mejor herramienta que tenemos para reducir o evitar los daños a la salud de los trabajadores y trabajadoras.