Imprimir

UGT FICA reúne a los representantes de las centrales nucleares con la mirada puesta en la continuidad de Garoña

La Federación Estatal muestra su preocupación ante la situación de incertidumbre que atraviesa el sector nuclear de nuestro país

170719 garoña

Las Secciones Sindicales de UGT en las centrales nucleares de nuestro país, se reunieron el pasado 14 de julio con la Federación Estatal de UGT FICA para analizar la situación de incertidumbre que genera la ausencia de un modelo energético claro y definido de futuro. Pendientes de la continuidad de la Central de Garoña, desde UGT FICA, queremos mostrar nuestro respaldo a todos los trabajadores afectados directa e indirectamente en todo este proceso y demandar a todos aquellos que tienen responsabilidades, que sumen esfuerzos en contribuir a plantear la continuidad de la Central.

 Ante las distintas manifestaciones de las empresas propietarias por el alargamiento de la vida útil de las centrales nucleares y la falta de un modelo energético de nuestro país, UGT FICA elaborará una serie de propuestas encaminadas a conseguir una mayor estabilidad y confianza entre los trabajadores del sector. De manera inmediata, se realizarán una serie de acciones  dirigidas a obtener una garantía de empleo para los trabajadores de Nuclenor por parte de las empresas propietarias. Cabe recordar que la Central de Garoña y sus trabajadores se encuentran preparados y listos para seguir explotando la central de manera segura y responsable, tal y como indican los informes del Consejo de Seguridad Nuclear. Por ello, instamos al Ministerio a que resuelva de manera inmediata la continuidad de Garoña. Así mismo, seguiremos demandando la elaboración definitiva del nuevo Plan General de Residuos Radiactivos, así como la construcción del Almacén Temporal Centralizado.

Desde UGT FICA reiteramos la necesidad y urgencia que tiene nuestro país de consensuar un nuevo modelo energético de futuro, configurado por un conjunto de estructuras legales y técnicas que garanticen el abastecimiento, la solvencia técnica y financiera de éste y la máxima independencia energética y tecnológica, mediante el aprovechamiento de los recursos propios y el desarrollo de tecnologías que generen empleo y fomenten el arraigo territorial y social. Y hasta tanto no esté concluido el nuevo modelo energético, nuestro país no debe prescindir de ninguna fuente de energía o tecnología existentes.