Convocados paros de 24 horas para los días 10, 13 y 17 de mayo en Verallia Spain

UGT FICA considera que ha llegado el momento de recuperar parte del poder adquisitivo perdido durante la crisis

170424 veralliaLos trabajadores de Verallia Spain, empresa inmersa en la negociación de su convenio colectivo, irán a la huelga los días 10, 13 y 17 de mayo en sus cinco centros de trabajos situados en España. Verallia es una multinacional francesa dedicada a la fabricación de envases de vidrio con presencia en Europa, América y el norte de África. En España dispone de centros de producción en Alcalá de Guadaira, Azuqueca de Henares, Burgos, Montblanc y Zaragoza, dando ocupación a cerca de 1.000 trabajadores/as. 

Transcurridos unos años en los que hemos firmado convenios colectivos de contención, con subidas salariales congeladas por la situación de crisis por la que atravesaba el sector, desde UGT FICA consideramos que ha llegado el momento de cambiar esta tónica y de comenzar a recuperar, al menos en parte, el poder adquisitivo perdido en estos años, ya que la empresa, gracias al sacrificio llevado a cabo por los trabajadores durante estos años, ha podido recuperar el nivel de ventas anterior a la crisis, obteniendo buenos resultados año tras año.

 El caballo de batalla de la representación de los trabajadores se centra en la subida salarial, que estimamos debe ser acorde a la inflación prevista por todos los organismos nacionales e internacionales, y en la recuperación de la cláusula de revisión salarial, para impedir que, en un empresa con beneficios crecientes como Verallia Spain, los trabajadores sigamos perdiendo poder adquisitivo, cómo ha venido sucediendo en el pasado año.

 Por otro lado, estamos luchando por unas mejoras sociales, que consideramos que son de interés para ambas partes, ya que, tanto la empresa cómo los trabajadores de los trabajadores tenemos gran interés en reducir el absentismo. Desde los sindicatos proponemos un seguro médico y un nuevo calendario de trabajo que distribuya de manera más uniforme la carga de trabajo, evitando de esta manera lesiones, y en el caso de producirse, facilitando una más rápida recuperación. 

La empresa nos ofrece una subida salarial del 0,8% –algo ridículo, cuando estamos con una inflación del 3%– y cómo fórmula para bajar el absentismo, lo único que se ha ocurrido ha sido ofrecer una prima de absentismo que se cobraría cuando el índice de absentismo no supere el 4,5%.

 A pesar de la voluntad demostrada por la representación de los trabajadores para intentar alcanzar un acuerdo, transcurridos tres meses de actividad negociadora, las posiciones entre las partes siguen estado muy alejadas. Estas diferencias nos han llevado a convocar asambleas con todos los trabajadores y trabajadoras y, una vez  analizada la evolución de las negociaciones, se ha acordado por unanimidad la iniciativa de comenzar un calendario de movilizaciones como fórmula para que la empresa se avenga a modificar sus planteamientos iniciales y podamos alcanzar finalmente un convenio digno que satisfaga a ambas partes.